Sears Holdings Corp se declaró en bancarrota y presentó un plan para cerrar 142 de sus 700 tiendas en Estados Unidos y Canadá para fin de año, lo que pone en duda el futuro de la centenaria minorista que una vez dominó los centros comerciales de Estados Unidos, pero que ha languidecido en la era de las compras por internet.

La declaración de bancarrota se presentó después de una década de caídas de los ingresos, cientos de cierres de tiendas y años de esfuerzos del multimillonario Eddie Lampert para intentar revertir la suerte de la compañía que adquirió en el 2005 por 11,000 millones de dólares.

Lampert, quien dejó el lunes el cargo de presidente ejecutivo de Sears, pero seguirá encabezando el directorio, se había comprometido a devolver a la empresa a sus días de gloria, cuando era dueño del edificio más alto del mundo y de compañías que incluían una cadena de radio y una aseguradora.

Sin embargo, la compañía, que tiene cerca de 70,000 empleados, no ha ganado dinero desde el 2011 y los críticos dicen que Lampert dejó que las tiendas se deterioraran, pese a que compró acciones de la compañía y le prestó dinero, lo que lo convierte en su mayor accionista y acreedor.

Sin valor

En lo que va del año, las acciones de la minorista han perdido 91.34% y cotizan a 0.31 centavos de dólar.

Tan sólo en la jornada del lunes, luego del anuncio de la bancarrota, sus papeles perdieron 23.83 por ciento.

Sears informó de 6,900 millones de dólares en activos y 11,300 millones de dólares en pasivos en documentos presentados en el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York.

Sears refirió que su crisis de efectivo se había acelerado porque proveedores preocupados exigían pagos adelantados.

Los accionistas generalmente pierden toda o la mayor parte de su inversión cuando una empresa se declara en bancarrota. La capacidad de Sears de sobrevivir dependerá de la disposición de los acreedores y proveedores para mantener la empresa a flote. Las ventas en la próxima temporada navideña serán clave.

Toys R Us, la minorista de juguetes más grande de Estados Unidos, intentó salir de su bancarrota del 2017, pero se vio obligada a liquidar sus activos seis meses después porque los acreedores perdieron la confianza en su plan de recuperación.

Sears se remonta a fines de la década de 1880. Sus catálogos para compras por correo con productos que van desde juguetes, medicinas y gramófonos, hasta automóviles, casas prefabricadas y lápidas lo convirtieron en el Amazon.com Inc de su época.

La Torre Sears en Chicago fue el edificio más alto del mundo cuando se completó en 1973, pero en las siguientes décadas los consumidores prefirieron cada vez más comprar por internet o en cadenas rivales como Walmart Inc y Target Corp.

Por algo es el oráculo

La caída tanto de Lampert como de Sears fue una predicción del dueño de Berkshire Hathaway, Warren Buffett, hace más de una década. Según lo publicó el portal financiero Business Insider, en una entrevista hace 13 años entre Buffett y un grupo de estudiantes de la Universidad de Kansas, se le preguntó al inversonista sobre la capacidad que tenía Lampert, quien acababa de adquirir la cadena de tiendas, darle la vuelta a Sears y hacerla rentable de nuevo. En su respuesta, Buffett trazó el camino que ha seguido la empresa para su declive.“Eddie (Lampert) es una persona muy inteligente, pero fusionar a Sears con Kmart no es su mejor jugada”, dijo Buffett a los estudiantes reunidos. (Con información de agencias)

El ascenso y caída de un jugador grande en EU

Sears comenzó como una compañía de venta de relojes y joyería por catálogo en 1888 y con el tiempo llegó a convertirse en la minorista más grande y poderosa de Estados Unidos.

Ayer solicitó la bancarrota a través del Capítulo 11 en Estados Unidos, al tiempo que su director ejecutivo, Edward lampert, anunció que dejaba el cargo.

“Durante los últimos años, hemos trabajado arduamente para transformar el negocio y darle valor a nuestros accionistas”, dijo lampert en una declaración a la prensa.

la noticia se dio una semana después de que se dijo que Sears se iría a la quiebra antes de tener que pagar 143 millones de dólares de deuda a sus acreedores. Como resultado, a decir de Business Insider, los consumidores en Estados Unidos han lamentado el cierre de un minorista emblemático que fuera dueño hace más de 40 años del edificio más grande de Chicago.

“El lunes pasará a la historia como un día negro para el sector retail, el día en que una minorista, alguna vez la mayor y más poderosa del mundo, colapsó de una manera tan escandalosa”, dijo Neil Saunders, director de GlobalData Retail.

“Desde nuestro punto de vista, se dio una multitud de factores que contribuyeron al colapso de Sears, pero el más grave fue la falta de visión por parte de la administración de la empresa para darse cuenta de los cambios en los hábitos de consumo y en la manera de hacer negocios que se avecinaban, lo cual hubiera sido la diferencia”, agregó.

 

[email protected]