Rusia, un importante exportador de trigo, podría duplicar este año sus, a menudo reducidas, importaciones de granos de Kazajistán y Ucrania para cubrir una escasez por una sequía que ha afectado algunas regiones y asegurar el mínimo de inventarios, dijeron analistas y fuentes de la industria.

Durante años de buenas cosechas, los volúmenes de importación de trigo de Rusia no son significativos y no pueden tener un efecto sustancial en el equilibrio (demanda-oferta local) , dijeron analistas agrícolas de SovEcon.

Este año, la situación es completamente diferente y las importaciones de granos podrían volverse un factor importante para la estabilidad del equilibrio de los granos , dijeron.

En buenos ciclos de cosecha, como el 2011/12, Rusia importa cerca de 1 millón de toneladas de granos.

Los pronósticos para este año no indican que el país en su conjunto vaya a enfrentar un rotundo déficit. Se espera que Rusia produzca entre 70 y 75 millones de toneladas de granos este año y que consuma cerca de 70 millones de toneladas.

Si el país exporta entre 10 y 12 millones de toneladas, según lo previsto, los remanentes de las existencias que ahora totalizan en 15 millones probablemente caerían a entre ?5 y 8 millones.

Aunque Rusia lograra cubrir gran parte de su demanda local, varias regiones enfrentan un déficit local que podría ser cubierto por las importaciones, según el Instituto para Estudios del Mercado Agrícola.