Los Fondos de Inversión Climática (CIF, por su sigla en inglés), una institución que financia programas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, recibieron una inyección de 765 millones de dólares, lo que incrementa los compromisos totales del organismo a 8,300 millones de dólares, detalló la encargada de manejar los fondos.

Los CIF, que obtienen su dinero de bancos de desarrollo y 14 países donantes, mantienen cinco líneas financieras para 63 países en desarrollo y de ingreso medio.

El dinero fresco ayudará a los CIF a expandirse a nuevos países y a acortar las brechas de financiamiento de algunos de sus actuales programas, escribió el lunes Mafalda Duarte en una nota de la página de la institución, mientras asiste a las conversaciones sobre cambio climático de la ONU en Lima.

El Fondo de Tecnología Limpia es el mayor de los programas que financian los CIF, con 3,900 millones de dólares aprobados hasta el momento para implementar 70 proyectos de energía renovable.

Los CIF también invierten en adaptación al cambio climático y en programas para evitar la deforestación.

Financiar la transición a economías menos contaminantes es una de las mayores tareas para los negociadores en las conversaciones y un tema que divide a los países ricos y pobres.

Aunque los compromisos totales con los CIF y también con el Fondo Verde para el Clima están cerca de 10,000 millones de dólares cada uno, expertos dicen que se necesita mucho más para preparar a los países menos desarrollados para una transición a sociedades menos intensas en carbono.