La pandemia por el Covid-19 interrumpió la cadena de suministro de piezas fundamentales para la manufactura a nivel global, siendo la industria de semiconductores, chips y microprocesadores una de las más afectadas. Sin embargo este año las firmas comienzan una lenta recuperación en Bolsa. 

Los semiconductores están ocultos en teléfonos, tabletas y computadoras, en diferentes industrias, y ante el desabasto de esta pieza, el Senado de Estados Unidos aprobó un gasto por casi 250,000 millones de dólares a lo largo de los próximos 5 años y a través de subsidios a los productores de chips, semiconductores y robots.

La aprobación de la Ley de Innovación y Competencia fue con el objetivo de mantener al país en competencia con China como una potencia tecnológica mundial. De ese modo, la legislación busca promover y financiar la investigación y desarrollo y producción tecnológica.

NVidia, que registra ventas por 11,600 millones de dólares, ahora está incursionando con Tesla para generar chips para automóviles sin conductor, y sus acciones en la Bolsa de Nueva York alcanzaron un precio de 462.66 dólares el 8 de marzo. Actualmente cotiza en 712.41 dólares, esto es una recuperación de 53.98% desde su mínimo. 

Intel, con ventas por 69,800 millones de dólares, tiene una recuperación de 16.78% desde su mínimo de 49.33 dólares el 31 de diciembre, ahora cotiza en 57.22 dólares. La firma diseña y fabrica conjuntos de chips de placa base, controladores de interfaz de red y circuitos integrados.

Entre otros productores de microchips y semiconductores está Micron, cuyas acciones se han recuperado 9.14% respecto de su mínimo, pasando de 72.75 dólares el 1 de enero a 80.49 dólares este miércoles. La firma Micron, con sede en Idaho, comercializa semiconductores a nivel internacional y registra ventas por 30,900 millones de dólares.

Los papeles de Qualcomm, con ventas por 16,400 millones de dólares, registran un incremento de 9.72% después de caer hasta 122.99 dólares el 8 de marzo y ahora venderse en 134.95 dólares en la Bolsa de Nueva York.

Texas Instruments diseña y fabrica semiconductores para todo el mundo, y sus acciones alcanzaron un precio mínimo el 8 de marzo en 160.75 dólares y al día de hoy se ha recuperado 16.78% hasta un precio de 187.73 dólares. La firma tiene una amplia gama de productos, aunque fue la calculadora la que la hizo popular, también genera chips para dispositivos móviles, procesadores de señal digital y semiconductores analógicos.

Impulso y retos para el sector

Iván Santín Díaz, asesor independiente de inversiones, comentó que “si se aprueba un estímulo, es de esperar un aumento en la producción de dichos semiconductores, lo cual tiene un efecto dominó y se beneficiarían tanto automotrices, como empresas dedicadas al abastecimiento del sector”.

Janneth Quiroz Zamora, subdirectora de Análisis en Monex, detalló que dentro del proyecto aprobado por el gobierno de Estados Unidos, 54,000 millones de dólares se destinarán sólo a la industria de semiconductores y 2 millones serán para apoyar al sector automotriz, que ha sido uno de los más afectados por la escasez de estas piezas electrónicas.

“La interrupción en el suministro de insumos para la manufactura es uno de los principales retos para el crecimiento de las economías. El aumento de costos de los productores ha comenzado a impactar los precios en México, Estados Unidos y otros países”, dijo Quiroz.

ariel.mendez@eleconomista.mx