La utilidad neta de Kimberly-Clark de México (KCM), cayó 21.2%, a 1,013 millones de pesos, en el segundo trimestre del año, en comparación con el mismo periodo del 2016.

En su informe trimestral, la fabricante de productos para la limpieza e higiene pesonal destacó que la disminución en las ganancias fue producto de las presiones que existieron en los precios de las materias primas y energía, debido al aumento en los incrementos significativos en dólares de las fibras vírgenes y recicladas.

La depreciación del peso de 6% en promedio registrado durante el periodo abril-junio, a pesar de ser menor que en trimestres anteriores, impactó en los resultados.

Su flujo operativo (EBITDA) cayó 10.4% a 2,212 millones de pesos durante el segundo trimestre, mientras el margen Ebitda resultó de 23% en igual periodo.

KCM reportó un aumento en las ventas de 8.8%, a 9,606 millones de pesos en lapso abril-junio de este año, superiores al del 2016.

El precio y mezcla contribuyeron 7% como resultado de las iniciativas implementadas durante los últimos 12 meses, mientras el volumen creció 1.8 por ciento.

Las ventas de Productos al Consumidor aumentaron 8.8%, las de Professional 19.5% y las exportaciones disminuyeron 7.2% por capacidad de tissue limitada.

Los gastos de operación como porcentaje de ventas subieron 90 puntos base a 16.7%, reflejando aumentos en gastos de distribución y la consolidación de 4E.

La deuda neta al 30 de junio fue de 13,000 millones de pesos, comparada con 10,900 millones pesos al 31 de diciembre del 2016.

[email protected]