El oro presentó una baja el viernes, pero cerró la semana en sus mejores precios desde junio, tras alcanzar un máximo de cinco meses en la víspera, ya que los conflictos en Corea del Norte y Oriente Medio afectaban al dólar y hacían buscar a los inversionistas seguridad en el lingote.

SPDR Gold Shares, el mayor fondo cotizado sobre el oro del mundo, dijo que sus tenencias subieron más de seis toneladas el jueves, el mayor ingreso de un solo día en un mes, por las compras del metal que realizaron los inversores.

El oro al contado cayó 0.09% a 1,286.25 dólares la onza. El jueves, el referencial cotizó en 1,287.36 dólares hacia el final del día tras marcar un máximo de sesión de 1,288.64 dólares la onza, su precio más alto desde noviembre.

La liquidez en el mercado era escasa debido a los feriados de Pésaj y del Viernes Santo. El mercado de deuda estadounidense cerró temprano el jueves y estuvo cerrado el viernes.

El dólar operó a la baja el viernes, ya que la tensión por Corea del Norte apuntalaba a divisas más seguras como el yen.

El viernes, China dijo que debe evitarse que la tensión sobre Corea del Norte alcance una etapa inmanejable . Un portaaviones estadounidense se dirigía a la zona en medio del temor a que Piongyang realice una sexta prueba nuclear.

El jueves, Estados Unidos lanzó un explosivo GBU-43, la bomba no nuclear más grande utilizada en combate, contra una serie de cuevas en el este de Afganistán, empleadas como refugio por militantes del Estado Islámico.

La plata ganó 0.11% a 18.52 dólares la onza, el platino subió 0.22% a 971.15 dólares la onza y el paladio sumó 0.07% a 795.08 dólares la onza.