El peso mexicano terminó las operaciones de este miércoles con una pérdida contra el dólar estadounidense. El tipo de cambio cerró en 19.9750 unidades contra 19.9050 unidades ayer, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en el cruce significó para la divisa mexicana una depreciación de 7 centavos o una variación de 0.35 por ciento. El precio se movió entre un máximo de 20.0040 unidades y un máximo de 19.8157 unidades por dólar.

 

La depreciación se observó después de la publicación de unas decepcionantes cifras sobre la creación de empleo privado de Estados Unidos durante julio y luego de tres días estables en los que los operadores las esperaron.

La encuesta del procesador de nóminas ADP reveló por la mañana que el sector privado de Estados Unidos generó en julio un total de 330,000 puestos de trabajo, muy por debajo de la expectativa de 695,000 de los analistas.

Tras un inicio de jornada negativo, el Índice Dólar (DXY), que mide la fortaleza de esa divisa contra seis monedas referencia, subía 0.23% hasta 92.29 puntos. Antes tocó un máximo de una semana en el nivel de 92.31 puntos.

Con los datos publicados este día, los inversionistas ahora esperan el viernes la nómina no agrícola y la tasa de desempleo. Ambos datos serán relevantes para anticiparse a próximas decisiones de la Reserva Federal (Fed).

La nómina no agrícola es uno de los dos datos más importantes para próximas decisiones de política monetaria hawkish del Banco de la Reserva Federal, de acuerdo con analistas del grupo financiero Intercam.

jose.rivera@eleconomista.mx