El precio del cobre alcanzó el martes su nivel más alto en más de una semana, luego de que datos sobre la expansión económica en China aliviaron los temores a una desaceleración aun más fuerte en el mayor consumidor de metales del mundo.

El Producto Interno Bruto (PIB) de China creció 6.8% en el cuarto trimestre del 2015, generando coberturas cortas por parte de algunos inversionistas que habían apostado a una cifra más débil. En todo el 2015, la segunda economía del mundo se expandió 6.9 por ciento.

Los mercados bursátiles chinos también subieron a pesar de la desaceleración en la expansión, ayudados por la esperanza de que el gobierno disponga más medidas de estímulo para respaldar a su economía.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres tocó durante la jornada su máximo nivel desde el 8 de enero, a 4,476 dólares la tonelada, aunque recortó ganancias y cerró a 4,407 dólares, un avance de 0.7 por ciento. Los precios alcanzaron mínimos desde el 2009, a 4,318 dólares el viernes.

Destacando los obstáculos para que crezca la demanda de metales en China, el crecimiento de la inversión en el sector inmobiliario de ese país siguió disminuyendo en diciembre, con una caída de 1 por ciento.

Además, la generación de energía eléctrica cayó en el 2015 por primera vez en casi cinco décadas.

En otros metales, el aluminio subió 0.1%, a 1,481 dólares la tonelada, después de tocar máximos de dos semanas a 1,509 dólares, pero el analista Nicholas Snowdon, de Standard Chartered, advirtió que el repunte del metal probablemente termine pronto.

El níquel terminó con una caída de 0.1%, a 8,580 dólares, habiendo tocado su nivel más alto desde comienzos de enero.

El mercado global de níquel registró un superávit de 53,200 toneladas en los primeros 11 meses del 2015, alrededor de la mitad del que alcanzó en el mismo período del 2014.