Pfizer reportó el martes un salto en las ganancias del tercer trimestre debido en parte a menores pagos de impuestos, pero recortó su pronóstico de ventas debido a la fortaleza del dólar estadounidense.

El gigante farmacéutico reportó un ingreso neto de 4,100 millones de dólares, un aumento del 44.8% en comparación con el mismo periodo del año pasado, luego de pagar 661 millones de dólares menos en impuestos tras los recortes fiscales en Estados Unidos.

Los ingresos aumentaron un 1% a 13,300 millones de dólares.

Pfizer señaló grandes ganancias en las ventas de un puñado de marcas clave, entre ellas el anticoagulante Eliquis, el medicamento contra el cáncer de mama Ibrance y la vacuna Prevnar.

Estas ganancias ayudaron a compensar el impacto de la expiración de patentes del fármaco para la disfunción sexual Viagra y algunos otros medicamentos.

Pfizer confirmó varias proyecciones financieras clave, pero redujo el punto más alto de su rango de ingresos anuales a entre 53,000 y 53,700 millones de dólares, cuando antes estaba entre 53,000 y 55,000 millones.

La compañía citó la escasez en el suministro de inyectables Hospira, así como el fortalecimiento del dólar como la razón del cambio.