El peso mexicano cerró con ganancias frente al dólar este jueves y revirtió la que parecía su quinta caída consecutiva. El tipo de cambio terminó la sesión en 22.0530 unidades por dólar contra 22.3150 unidades de ayer, con datos del Banco de México (Banxico).

El movimiento en la cotización significó una recuperación de 26.20 centavos, equivalentes a una variación de 1.17 por ciento. El par de divisas se movió en un rango entre un máximo de 22.6991 unidades y un nivel mínimo de 21.9630 unidades por billete verde.

Presión por cifras de EU

La moneda local comenzó la jornada en terreno negativo, debido a un avance del dólar tras publicarse cifras de subsidios por desempleo en Estados Unidos. Los temores a un freno en la recuperación económica y crecientes cifras de Covid-19 lo fortalecían.

Las nuevas solicitudes de subsidio por desempleo presentadas en la semana que cerró el 19 de septiembre fueron 870,000 (4,000 sobre el previo). El dato fue tomado como una señal de estancamiento en la recuperación del mercado laboral estadounidense.

Rechazo en zona relevante

El avance en la cotización fue rechazado, luego de que el dólar se aproximó a una zona de resistencia técnica. Su racha de cuatro jornadas con una pérdida acumulada de 6.67% que llegó por momentos a 8.50% permitió al peso recuperar parte del terreno.

No obstante, analistas afirmaron que de continuar el nerviosismo y la incertidumbre en los mercados financieros, el tipo de cambio enfrentará mayores presiones al alza. Este factor podría acercarlo al nivel de 23.0000 unidades por dólar en un corto plazo.

"Es posible que el dólar frene un poco su impulso alcista, pero podría subir de nuevo si se mantiene la incertidumbre en los mercados financieros y podría llegar a visitar un pico que hizo en 22.9000 unidades", Alexander Londoño, analista de ActivTrades. 

Recorte de tasas

Luego de las cifras de subsidio por desempleo en Estados Unidos, los operadores del par dirigieron su atención al anuncio de política monetaria del Banco de México. La autoridad monetaria recortó su tasa de referencia en 25 puntos base, como era esperado.

El banco central aplicó su décimo primer recorte consecutivo de tasas. Este movimiento ubicó la referencia en 4.25 por ciento. En agosto la inflación salió del rango objetivo de 3% con lo que se espera que el ciclo de tasas bajas se acerque a su final.

jose.rivera@eleconomista.mx