Dentro de un contexto de optimismo en los mercados, el peso terminó junio con una tónica positiva, pero no pudo evitar que en dicho periodo registrara una fuerte caída. Al final, la moneda nacional recibió apoyo de indicadores positivos en la economía de EU y por la noticia de que el Parlamento de Grecia aprobó el plan de austeridad con el propósito de evitar una moratoria en el pago de la deuda.

A pesar de que la moneda nacional completó una racha de tres sesiones consecutivas a la alza, no fue suficiente para impedir que, de forma acumulada, en junio cayera 1.23 por ciento. Esta variación constituye su peor desempeño para un mes desde el pasado agosto del 2010.

El peso lleva dos meses consecutivos de baja, lo que refuerza la posibilidad de que su ciclo de apreciación, iniciado en marzo del 2009, pudiera haber terminado a principios de mayo del presente año.

En el corto plazo es una buena señal que el día de ayer el tipo de cambio del peso contra el dólar rompiera a la baja el soporte de 11.75 unidades. En caso de confirmar dicho movimiento, el siguiente punto está en 11.57 unidades.

Ayer, el peso encontró apoyo en la publicación de indicadores económicos positivos en el principal socio comercial de nuestro país y la aprobación final de un impopular paquete de ajuste en Grecia.

Las solicitudes iniciales por seguro de desempleo en EU se ubicaron en 428,000, cifra similar a la anterior. En tanto que un indicador económico regional de Chicago fue sorpresivamente positivo, al ascender a 61.1 puntos.

La otra noticia fue que el Parlamento griego finalmente aprobó un paquete de ajuste por alrededor de 28,000 millones de dólares, que permitirán dar luz verde a un apoyo de 12,000 millones de euros para poder hacer frente a compromisos de corto plazo.

Sin embargo, con ello se compra tiempo para que, conjuntamente con el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, se defina un segundo rescate por un monto que puede ascender a 110 millones de euros.

Esta última inyección de dinero significa que Grecia podrá evitar un impago y cumplir sus obligaciones crediticias durante los próximos tres meses.

Pero el país todavía no ha superado todos los obstáculos: Grecia aún necesita poner en práctica las reformas, negociar con los acreedores y privatizar grandes instituciones públicas.

En este camino, todavía los mercados podrían registrar altibajos. Se espera que a mediados de julio se tenga el paquete listo.

*El autor de la nota es gerente de Promoción de CIBanco SA.