Este jueves la divisa mexicana se debilitó frente al dólar cediendo 1.63% o 33.20 centavos, para cotizar en 20.7590 unidades por billete verde, colocándose así entre las monedas más depreciadas de los mercados emergentes.

A las 12:00 del día hora del centro de México el tipo de cambio llegó a depreciarse a un nivel de 21.0350 pesos por billete verde, esto es una pérdida de 2.98% o casi 60 centavos frente al cierre oficial del miércoles, registrando la mayor caída diaria desde el 23 de septiembre del 2020.

Sin embargo, al cierre oficial de Banco de México la caída se moderó.

Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Financiero y Bursátil de CIBanco, explicó que el desempeño de la divisa mexicana estuvo afectado tanto por factores internos como externos.

En el panorama externo, dijo, impactó el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, que alcanzó 1.5%, el nivel más alto en un año, debido a que los inversionistas están anticipando un crecimiento más acelerado para la economía estadounidense, aunado al nerviosismo de que la inyección de liquidez podría causar un aumento en la inflación.

“La depreciación del peso está ligado al nerviosismo de operadores que están tratando de anticiparse y han estado vendiendo bonos de largo plazo porque están viendo que una rápida recuperación económica de Estados Unidos provoque un repunte en la inflación y obligue a la Reserva Federal a cambiar su discurso”, dijo.

En ello coincidió Luis Orozco, analista económico en Monex, al exponer que el movimiento alcista de los rendimiento de los bonos aceleraron la depreciación del peso este jueves, ante la expectativa de una rápida recuperación económica, en medio del rally de los metales y commodities.

Además, el retorno de los bonos de 10 años de Estados Unidos casi se alinea con el rendimiento de los índices bursátiles como el S&P 500, que en el año acumula un alza de 1.95 por ciento.

El directivo en CI Banco dijo que se está observando que la tasa de interés de largo plazo de Estados Unidos está llegando a niveles que ya compiten con la de México y eso también está presionando el tipo de cambio.

Por el lado local, los datos publicados ayer sobre la economía mexicana, así como la incertidumbre por la eventual aprobación de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica y la falta de confianza de los inversionistas le añadieron presión a la cotización del peso, explicó Gordillo.

En México se informó que el Producto Interno Bruto del 2020 cayó 8.5%, la mayor contracción en 90 años.

judith.santiago@eleconomista.mx