La moneda mexicana es la segunda divisa de entre un grupo de emergentes con mayor avance frente al dólar estadounidense, desde el 23 de marzo, cuando tocó su menor nivel el tipo de cambio a 25.1350 pesos por billete verde, ante un debilitamiento de este.

El rublo ruso lidera los avances en dicho periodo con una apreciación de 13.47%, sigue el peso mexicano con 13.46%, el peso colombiano con 13.05%, el peso chileno con 9.75%, el won coreano con 4.13% y la rupia india con 1.61%, mientras que el real brasileño muestra una depreciación de 1.09%, la lira turca, de 2.36% y el peso argentino 7.86%, según datos de Reuters.

El índice dólar, que mide la fortaleza de la divisa estadounidense frente a seis monedas tiene un retroceso de 5.01% desde su máximo el 20 de marzo en 102.817 puntos al 2 de junio, en 97.67 enteros.

Ayer, por primera vez desde el 13 de marzo, el tipo de cambio bajó de los 22 pesos por dólar, pues finalizó la sesión en 21.7510 pesos, por billete verde, según datos del Banco de México (Banxico), y ante un mayor apetito por riesgo por la reapertura de las actividades económicas en diferentes regiones en el mundo.

El dólar no se intercambiaba en menos de 22 pesos desde el 13 de marzo, cuando se vendió en 21.9760 pesos por dólar. Considerando el menor nivel del peso frente al dólar el 23 de marzo, el peso muestra un avance de 3.38 pesos, de acuerdo con datos del Banxico.

Una recuperación económica rápida, el debilitamiento del dólar y la relativa estabilidad en los precios de los energéticos son los factores que están detrás de los avances de la moneda local, de acuerdo con analistas.

“Varios países iniciaron el proceso de reapertura económica y funcionarios de la Reserva Federal señalaron que lo peor de la crisis parece haber quedado atrás, en la primera parte del segundo trimestre. En economías avanzadas la tasa de nuevos contagios continuó a la baja, al mismo tiempo que varias farmacéuticas señalaron progreso en el desarrollo de una vacuna, a pesar de que esta no estará disponible en el corto plazo”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis de Banco Base sobre las ganancias recientes del peso.

Desde el 13 de mayo la paridad muestra una tendencia decreciente a favor de la moneda mexicana, un día antes de que comenzara una racha de nueve días continuos de avance. De ese día a la fecha, el peso muestra una ganancia de 10.58 por ciento.

“El dólar estadounidense se debilitó, ante la especulación de que la Reserva Federal podría recortar su tasa de interés por debajo de 0 por ciento.

A pesar de que varios funcionarios del banco central estadounidense, incluyendo su presidente Jerome Powell, se oponen a tasas negativas, la tasa de interés implícita en el mercado de dinero y deuda se ubica en -0.10% hacia el cierre del año”, refirió Siller.

La desescalada de las medidas de confinamiento en las principales economías desarrolladas sin que haya rebrotes anuncios de estímulos económicos para fortalecer la recuperación, una vacuna (medicamento) contra la pandemia del Covid-19 , la percepción de que lo peor de los datos económicos ya pasó y, el rebote en el precio internacional del petróleo, son los factores que cita el área de análisis de CIBanco, que está a cargo de Jorge Gordillo. “Como se ve, los elementos son externos y no exclusivos a la moneda mexicana”, dicta su reporte semanal.

Los especialistas de CIBanco advierten que hay que estar conscientes de que si bien esperan que, la tendencia de apreciación de la moneda se mantenga por lo menos durante este mes, seguramente no será una de forma continua, y se continuarán observando altibajos en su comportamiento.

A favor del peso

“Es importante agregar que, en la última semana del mes (mayo), el mercado de futuros de Chicago nuevamente mostró un posicionamiento neto a favor del peso mexicano. En la semana comprendida entre el miércoles 20 de mayo y el martes 26, las posiciones especulativas netas a la espera de una apreciación del peso subieron en 10,675 contratos, cada uno por 500,000 pesos a un nivel de 4,691 contratos”, expresó la directora en Banco Base.

Este martes, la moneda mexicana se apreció frente al dólar. El tipo de cambio concluyó las operaciones en 21.7510 pesos, contra un cierre oficial previo de 22.0770 pesos, con datos del Banco de México.

El mayor apetito por riesgo en los mercados benefició nuevamente a la divisa local.

La comparación entre ambos cierres deja al peso una ganancia de 32.60 centavos o una variación de 1.48 por ciento.

Los operadores del mercado de divisas le dan por ahora más importancia a los regresos de actividades económicas que a las recientes protestas y los disturbios en Estados Unidos. (Con información de José Antonio Rivera).

[email protected]