Los especialistas anticipan una semana de volatilidad en la Bolsa Mexicana de valores (BMV), ante la intensificación de la publicación de reportes corporativos correspondientes al cuarto trimestre del 2013, los cuales tienen como última fecha el 28 de febrero, por lo que se recomienda cautela.

Un análisis de Saxo Bank indica que hasta el momento 32% de las empresas del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) ha dado a conocer sus resultados trimestrales, de los cuales el 73% ha reportado en línea o mejor a lo esperado; sin embargo, en los siguientes días podrían darse a conocer otros no tan alentadores.

Más allá de los reportes corporativos, la BMV tampoco tiene otras razones para modificar la tendencia a la baja en lo que va del año.

El mercado interno se mantiene sin catalizadores de corto plazo, los datos sobre la economía mexicana siguen siendo débiles y los inversores esperan la publicación de las leyes secundarias, para valorar su posición en el mercado. Esperamos mejore el rendimiento del índice, sobre todo en la segunda parte del año , dicen los analistas de Actinver, según Saxo Bank.

El reporte agrega que las estimaciones del PIB de México para el 2014 se empiezan a revisar a la baja, desde el rango de 3.6 a 3.9% hacia el rango de 3 a 3.3 por ciento. Este movimiento por parte de los analistas económicos pondrá presión sobre las valuaciones realizadas por los analistas de empresa, quienes serán mucho más estrictos a la hora de hacer el escrutinio sobre los reportes.

Asimismo, explica, los inversionistas empiezan a ser menos condescendientes hacia el mercado mexicano, ante la escasa reacción del crecimiento, lo que ha hecho que la BMV, midiendo su desempeño en dólares, sea uno de los mercados más afectados en lo que va de año dentro de los emergentes.

A pesar de ello, los especialistas de Invex confían en que la economía local comenzará a presentar una mejor cara y ello repercutirá en rendimientos positivos para la BMV.

BAJA LA AVERSIÓN AL RIESGO

En el ámbito internacional, y a pesar de que el contexto sigue siendo complicado para las economías emergentes, la aversión al riesgo se ha reducido moderadamente.

Tanto en Estados Unidos como en Europa, las autoridades monetarias han descrito sendos escenarios de recuperación, pero en los que no se darán cambios a corto plazo en las posturas de fuerte relajación. A lo anterior se unió el dato de balanza comercial en China, que resultó mejor a lo esperado sugiriendo que la recuperación en las economías avanzadas está ayudando a impulsar el comercio.

Este fue un escenario favorable para las inversiones en acciones y apoyó a que el IPC se mantuviera sobre niveles superiores a los 40,500 puntos y alejado de los mínimos registrados a principios de mes.

No obstante, al intensificarse la temporada de reportes en México la volatilidad continuará, por lo que la cautela deberá privilegiarse.

Esta semana, en el mercado local, destaca la publicación del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de diciembre, el PIB real del IV Trim. 13 y las reservas internacionales.

valores@eleconomista.mx