Orange firmó un acuerdo de confidencialidad antes de Navidad con Bouygues Telecom para la puesta en marcha oficial de negociaciones para la fusión de los dos operadores en Francia.

La información la reveló hoy Le Journal du Dimanche, que citó a uno de los negociadores, según el cual "las discusiones avanzan", que "no hay obstáculos por el momento" y "pronto" se sabrá si pueden llevarse a término.

Los más ambiciosos calculan que el acuerdo definitivo podría llegar a finales de enero, mientras que los más prudentes creen que habrá que esperar a que termine el trimestre, señaló el dominical.

De acuerdo con las hipótesis encima de la mesa, la fusión se hará sobre una valorización de 10,000 millones de euros por Bouygues Telecom (la filial de televisión TF1, propiedad también del empresario Martin Bouygues, quedaría al margen).

La unión -si se lleva a cabo- se hará esencialmente por un canje de acciones, de forma que Bouygues tendrá en torno al 15 % del capital de Orange (y dos puestos de administradores), y la participación del Estado francés en el que es el primer operador de Francia pasaría por debajo del 20 por ciento.

Se plantearía entonces la conveniencia o no de establecer entre ambos un pacto de accionistas, sabiendo que si los dos juntos superan el 34% la normativa bursátil les obligaría a lanzar una OPA sobre el resto de los títulos.

Los trabajadores de Bouygues Telecom pasarían a formar parte del grupo Orange, que se comprometería a no despedirlos.

El punto más sensibles es el de las cesiones para poder pasar el filtro de las autoridades de la competencia -Le Journal du Dimanche afirmó que la cuestión se dilucidaría en Francia y no en Bruselas-, y que pasaría por su venta a los otros dos actores del mercado francés, SFR y Free.

Orange quiere conseguir un máximo de efectivo, y por eso pretende llegar a los 5,000 millones de euros, lo que pasaría porque Free se quedara con varios cientos de antenas-repetidores, múltiples frecuencias y una parte o la totalidad de las 600 tiendas que componen la red de distribución de Bouygues Telecom.

Free aprovechará las conversaciones sobre esa cuestión -que deben iniciarse a mediados de enero- para tratar de quedarse también con una parte de la red de fibra óptica desplegada por Orange, ya que actualmente ese es uno de sus principales puntos débiles.

SFR, por su parte, se interesa en particular por una cartera de clientes de Orange y Bouygues, siempre según el periódico.

[email protected]