Moody’s Investors Service elevó la calificación de la deuda de Portugal un escalón, de Baa3 a Baa2, citando la "sólida recuperación" del país impulsada por el apoyo de la Unión Europea.

"Mirando más allá de 2021, los fondos de la UE de próxima generación (NGEU) proporcionarán un importante apoyo al crecimiento a medio plazo", dijo la agencia.

La UE aprobó en junio el plan de reformas de Lisboa, que desbloqueó 16,000 millones de euros de financiación.

"La economía portuguesa está experimentando un sólido repunte tras la recesión pandémica, a pesar de los continuos desafíos en el sector turístico".

El informe señalaba una normalización del empleo que ha favorecido el consumo, mientras que "un mayor repunte en los principales mercados de exportación está apoyando la recuperación de las exportaciones de bienes".