Los futuros de maíz bajaron el martes en el mercado de Chicago a mínimos de una semana para el contrato referencial a diciembre, luego de que mejores calificaciones sobre el estado de la cosecha del grano en Estados Unidos apuntalaron las proyecciones de rendimientos altos.

La soya también cerró con pérdidas, presionada por la fuerte calificación para la cosecha estadounidense y pronósticos climáticos favorables.

Los futuros de trigo bajaron por ventas técnicas y una cosecha mayor a la esperada en Canadá.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus iniciales en inglés) informó que 75% de la cosecha local de maíz presenta una condición de buena a excelente, mejorando la calificación desde 74% de la semana pasada y en contra de los pronósticos del mercado. El contrato de maíz para diciembre cerró con una caída de 5.25 centavos, a 3.3725 dólares por bushel, después de retroceder hasta 3.3525 dólares, su nivel más bajo desde el 16 de agosto. El USDA le dio una calificación de buena a excelente a 72% de la cosecha de soya en Estados Unidos, una cifra históricamente alta que no sufrió cambios respecto de la semana anterior.

La soya para noviembre en Chicago bajó 2.25 centavos, a 10.1350 dólares por bushel, pero se mantuvo dentro del rango de operaciones del día previo.

El contrato de trigo para septiembre cayó 7.50 centavos, a 4.0775 dólares por bushel, tras bajar hasta 4.0675 dólares por bushel, su nivel más bajo desde el 12 de agosto.

Azúcar sube

Los futuros de azúcar sin refinar subieron el martes a su nivel más alto en dos semanas, impulsados por el alza del crudo y de otros mercados de materias primas en momentos en que las lluvias en las principales regiones productoras de Brasil podrían demorar la molienda de caña.Los futuros de cacao estadounidense en el mercado ICE rebotaron tras registrar el lunes pérdidas más pronunciadas en dos meses; mientras que el café arábiga subió por cuarta sesión consecutiva, alcanzando un máximo de dos semanas.

El azúcar sin refinar para octubre en el ICE subió 0.31 centavos o 1.52%, a 20.73 centavos por libra, tras subir hasta 20.81 centavos, el mayor nivel desde el 9 de agosto.

Los precios bajaron más temprano durante la sesión, pero luego subieron cuando el petróleo comenzó a escalar.