Para el primer semestre del próximo año se prevé el lanzamiento de tres fideicomisos de inversión en bienes raíces (fibras) especializados en el sector salud, turismo y vivienda en renta.

Adicionalmente, la tendencia dentro de este segmento de inversión apunta al nacimiento de nuevos fideicomisos, cuyo negocio es la construcción y desarrollo de proyectos inmobiliarios y no solamente a la adquisición de propiedades estabilizadas, como tradicionalmente se había realizado. Además, se esperan ofertas públicas iniciales más pequeñas en términos del monto recaudado.

“El segmento de fibras se está reactivando (...) Estamos trabajando con tres nuevos fibras que podrían salir el primer semestre del 2018. Son de tamaño menor a los que ya existen”, adelantó el director general adjunto de Emisoras e Información de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Manuel Allende.

Los fibras son una figura de financiamiento e inversión dedicada a adquirir o desarrollar proyectos del sector inmobiliario, como centros comerciales, edificios de oficinas, naves industriales, entre otros, cuyo fin es el arrendamiento.

Año productivo

Allende explicó que, a pesar de la incertidumbre que se presentó a principios del 2017, este fue un año “muy positivo” en términos de financiamiento para el sector de fibras inmobiliarios.

Durante el 2017, se llevaron a cabo cinco operaciones con un monto total financiado de 25,600 millones de pesos, cuatro de ellos fueron emisiones subsecuentes de capital y se listó un nuevo emisor, Fibra Nova.

Terrafina, que se dedica al arrendamiento de naves industriales, fue el primer fideicomiso en regresar al mercado por capital en este año. A través de su oferta captó 5,552 millones de pesos.

En agosto, Fibra Monterrey, que tiene una cartera de propiedades que renta a empresas del sector industrial, comercial y de oficinas, obtuvo financiamiento por 1,500 millones de pesos con su oferta subsecuente de los CBFI.

El Fibra Hotel recabó 4,600 millones de pesos vía follow-on en septiembre pasado y Fibra Uno, el primer fideicomiso en listarse en la BMV, recabó 12,800 millones de pesos en octubre.

“Desde que se creó el producto, hace seis años, el monto que los fibras han levantado en conjunto ha sido de 165,000 millones de pesos, de los cuales 25,000 millones de pesos se hicieron en este 2017”, dijo Allende.

Una emisión por año

Desde el 2015, se ha colocado un fibra por año. Grupo Bafar, productor y comercializador de carnes frías y lácteos bajo la marca Sabori, colocó el instrumento en la BMV en agosto pasado, obteniendo financiamiento por 1,220 millones de pesos. Su cartera de propiedades incluye locales comerciales de su subsidiaria CarneMart, oficinas, escuelas, centros de manufactura y logística.

En el 2016, a unos días de celebrarse las elecciones presidenciales en Estados Unidos, debutó Fibra Plus, del empresario Gustavo Tomé. Los recursos obtenidos ascendieron a 1,575 millones de pesos y fue el primer fideicomiso que nació con un enfoque puro de desarrollo y construcción de centros comerciales y edificios de oficinas.

Tras un año de su lanzamiento, ha diversificado su cartera de propiedades al anunciar la adquisición de inmuebles en el sector industrial y proyectos para desarrollo de edificios de departamentos para rentar en la Ciudad de México y en Guadalajara, Jalisco.

En el 2015, con una oferta de 1,501 millones de pesos, se colocó Fibra HD en la BMV, arrancando con un portafolio de inmuebles diversificado en el sector comercial, oficinas y educativo.

[email protected]