?El mercado de renta variable ha comenzado a normalizarse y la euforia de la expansión llegó a su fin, indica un estudio realizado por Saxo Bank.

Agrega que en la actualidad, el aumento del precio de las acciones depende sólo del crecimiento de los ingresos y las ganancias.

Indica que tomando como base seis criterios distintos de medición, la renta variable sigue estando un poco por debajo de la media general desde 1996.

La puntuación z es de 0.14 en negativo, lo que significa que la valoración se encuentra ahora dentro de lo normal. Esto quiere decir que el crecimiento global que marca el ritmo de los ingresos y ganancias ahora tendrá que comportarse bien para que los índices sigan subiendo.

Peter Garnry, analista de Mercado en Saxo Bank, se pregunta si el índice bursátil S&P500 está sobrevalorado.

Responde que el ascenso vertiginoso experimentado por el S&P 500, el año pasado, ha provocado que muchos se preguntaran si las acciones estadounidenses han ido demasiado lejos.

El S&P 500, medido con base en el múltiplo de las ganancias de 12 meses, cotiza en 15.4, algo por debajo de la media de 15.8 registrada desde 1999.

Sin embargo, la expansión múltiple ha sido explosiva, pasando del 11.8 a principios de junio del 2012 hasta el 15.4 del pasado viernes. La expansión múltiple explica el impresionante retorno total de 32.4% en el 2013, pese a que el crecimiento en las ganancias y los ingresos haya sido más tímido

Por ahora, asegura Saxo Bank, la expansión múltiple ha concluido en Estados Unidos pese a que los datos económicos fundamentales están mejorando, pues los precios a la alza de las acciones reflejaban las expectativas de mejora en la economía.

Como ocurre con la renta variable a escala global, parece probable que las acciones de las empresas estadounidenses frenen este año su ascenso y vayan subiendo a medida que aumenta el crecimiento subyacente de las ganancias y los ingresos.