Mientras el mercado de renta variable continúa su marcha alcista, las alarmas saltaron ahora en muchas de las plazas bajistas de todo el mundo. Se dice que la renta variable está sobrevalorada y muchos indicadores, como el PER de Shiller y la capitalización bursátil en relación al PIB se presentan como prueba de esta afirmación. En nuestra opinión, las valoraciones de la renta variable por fin se encuentran dentro de la normalidad y el jolgorio de la expansión múltiple es probable que ya se haya acabado. En la actualidad, la subida del precio de las acciones depende únicamente del crecimiento de los ingresos y las ganancias.

La renta variable global por fin se ha normalizado

Tomando como base seis criterios distintos de medición, la renta variable sigue estando un poco por debajo de la media general desde 1996. La puntuación z es de 0.14 en negativo, lo que básicamente quiere decir que la valoración se encuentra ahora dentro de lo normal. Esto significa que el crecimiento global que marca el ritmo de los ingresos y ganancias ahora tendrá que comportarse bien para que los índices sigan subiendo. ¿Es posible que ocurra esto? El índice PMI manufacturero global JPM viene aumentando casi incesantemente desde agosto de 2012 y, se ha acelerado desde abril del año pasado como síntoma de que la economía global tomará velocidad en los próximos seis meses. En consecuencia, los ingresos deberían empezar a acelerarse también.

¿El S&P 500 está sobrevalorado?

El ascenso vertiginoso experimentado por el S&P 500 en 2013 ha provocado que muchos se preguntaran si las acciones estadounidenses han ido demasiado lejos. El S&P 500, medido en base al múltiplo de las ganancias de 12 meses, cotiza en 15.4, algo por debajo de la media de 15.8 registrada desde 1999. Sin embargo, la expansión múltiple ha sido muy explosiva, pasando del 11.8 a principios de junio de 2012 hasta el 15.4 del pasado viernes. La expansión múltiple explica el impresionante retorno total del 32.4% en 2013, pese a que el crecimiento en las ganancias y los ingresos haya sido más tímido.

Por ahora, la expansión múltiple ha concluido en Estados Unidos pese a que los datos económicos fundamentales están mejorando ya que los precios en alza de las acciones reflejaban las expectativas de mejora en la economía. Al igual que ocurre con la renta variable global, parece probable que las acciones estadounidenses se frenen este año y vayan subiendo a medida que aumenta el crecimiento subyacente de las ganancias y los ingresos.

La línea de la prima de riesgo de la renta variable sigue señalando un rendimiento excelente

Desde 1995, la línea de la prima de riesgo de la renta variable (EPR) no ha dejado de indicar que la renta variable superará a los bonos, pero la diferencia entre ambos está estrechándose muy rápido. Con la mejora de la actividad económica en Estados Unidos, la diferencia se reducirá al combinarse la subida en los precios de las acciones en 2014 con la subida de las tasas de interés que empujarán los precios de los bonos a la baja.

fondos@eleconomista.com.mx