La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, abrió la puerta a la emisión de deuda europea mutualizada, que denominó coronabonos, para ayudar a los países europeos a mitigar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

En una entrevista concedida a la radio pública alemana Deutschlandfunk, la jefa del ejecutivo comunitario aseguró que Bruselas “está estudiando todos los instrumentos. Todo lo que ayude será desplegado”, expresó.

“Eso también vale para los coronabonos. Si ayudan, si están estructurados correctamente, serán desplegados”, agregó.

La creación de bonos europeos mutualizados, o eurobonos, ha recibido tradicionalmente la oposición de países como Alemania y Países Bajos. De hecho, la Comisión Europea presentó hace casi dos años una propuesta legislativa para poner en macha unos valores respaldados por bonos soberanos (SBBS, por su sigla en inglés) en la que no se ha producido ningún avance.

Hay interés

El impacto económico de la pandemia del Covid-19 y sus consecuencias sobre las economías europeas y las primas de riesgo ha despertado de nuevo el interés por estos instrumentos.

Los jefes de Estado y de gobierno de los países de la Unión Europea ya debatieron la posibilidad crearlos en la cumbre por teleconferencia que tuvo lugar la semana pasada, aunque sin llegar a ninguna conclusión.

También este viernes, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha concedido una entrevista a Rai en la que ha asegurado que el asunto de los eurobonos no está cerrado y es un debate que “tiene que progresar”. El italiano prefirió llamarlos “activos financieros europeos” e indicó que la institución encargada de lanzarlos sería el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Precisamente, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, reclamó el jueves pasado una mayor implicación del fondo de rescate europeo, cuyo director general, Klaus Regling, detalló la pasada semana que cuenta con una capacidad de préstamo disponible de 410,000 millones de euros.