Coca-Cola FEMSA (KOF), el embotellador más grande del mundo de dicha marca de bebidas, reducirá 15% su consumo de agua hacia el 2026, como parte de sus compromisos fijados con la reciente emisión de bonos vinculados a la sostenibilidad, con los que recaudó 9,400 millones de pesos.

“La empresa se comprometió, con esta emisión, a reducir su razón de uso de agua de 1.49 litros de agua por litro de bebida producida a 1.36 litros para 2024 y a 1.26 litros para el 2026”, dijo John Anthony Santa María, director general de KOF.

En conferencia con motivo de la emisión de bonos vinculados a la sostenibilidad, la primera colocación de su tipo en México, el directivo puso en contexto esta meta, al señalar que el compromiso de llegar a 1.26 litros por litro de bebida embotellada, equivale a llenar cada año más de 1,200 albercas olímpicas o 2.3 veces el Estadio Azteca.

“Una vez llegado a esos niveles, aspiramos a lograr un litro de bebida producida por uno de agua extraída; esa es la meta y vamos a buen paso. Seguiremos siendo el benchmark del sistema Coca-Cola y ojalá que esto sea uno de los muchos más proyectos para darle sostenibilidad a lo que hacemos”, externó Santa María.

Detalló que están trabajando en actualizaciones tecnológicas en sus procesos de lavado de botellas, lo que les traerá un beneficio de por lo menos entre 40 y 50% en el consumo de agua.

En el supuesto de que la empresa incumpla con la meta establecida para la emisión de los bonos, deberá pagar una tasa de interés mayor a la que vendieron los bonos, la cual será de 25 puntos base tomando como partida la tasa de referencia.

Los certificados bursátiles se colocaron a una tasa fija de 7.36% (Mbono+0.34%) por 6,965 millones de pesos con plazo de 7 años y un segundo tramo de certificados bursátiles se emitió a tasa variable de TIIE + 0.05% por 2,435 millones de pesos a cinco años.

Un bono vinculado a la sostenibilidad es un instrumento de renta fija con la cual la empresa adquiere ciertos compromisos en acciones sustentables, pero a diferencia de un bono verde, el capital que se recauda da al emisor una mayor flexibilidad para establecer sus propios objetivos en la materia.

judith.santiago@eleconomista.mx