El banco de inversión brasileño BTG Pactual considera que en el largo plazo para México sería mejor una victoria del candidato demócrata Joe Biden en las elecciones presidenciales en Estados Unidos, que del presidente Donald Trump, además que hay empresas mexicanas que podrían beneficiarse en este escenario.

“Por listar algunas compañías impactadas, destacamos a Cuervo, Herdez, Nemak, Alpek, Vesta, Fibra PL, Fibra MQ, Terra, Funo y Fibra Mty en el lado exportador; a Walmex, Chedraui, La Comer, FEMSA, Herdez y Bimbo, por las remesas, y Volaris, Aeroméxico, Asur, OMA, GAP, RLH y FIHO del sector turismo”, señala el estudio.

Otras empresas que se podrían beneficiar son Vesta, Coca-Cola FEMSA, Arca Continental, Fibra Inn, Hoteles City, Alsea, Cemex, Grupo Cementos de Chihuahua, Elementia, Orbia, Grupo México, Simec, ICH e IEnova.

La firma con mayor exposición a Estados Unidos según BTG Pactual es Grupo Cementos de Chihuahua (GCM), pues el 73% de sus ingresos se generan en dicho país.

Le sigue Gruma (63%), Cuervo (62%), Bimbo (48%), Televisa (41%), Asur (40%), GAP (38%), Cemex (31%), Alfa (28%)%, Arca Continental (27%), Grupo México (23%), Herdez (23%), FEMSA (8%), Orbia (17%), Genomma Lab (13%) y Grupo Lala (5 por ciento).

En el caso de los fideicomisos inmobiliarios, serían ayudados por mayores estímulos fiscales que impulsarían el comercio, beneficiando a los exportadores mexicanos, y con ellos, a los fibras industriales. En este último sector están fibras como Macquarie, Prologis, Terrafina y Funo, entre otras.

De acuerdo con RealClear Politics, se estima que Joe Biden tiene 216 de los votos electorales, de los 270 necesarios para ganar la presidencia, mientras que Trump se mantiene rezagado con 125, y 197 como indefinidos.

Mayores estímulos

Según un reporte de Intercam, Joe Biden propone un paquete de estímulos adicionales por 3 billones de dólares, que en conjunto con otras medidas, tendría un impacto positivo de hasta 2 o 3 puntos porcentuales en el PIB de Estados Unidos en los siguientes años.

De igual forma, las políticas de redistribución de ingresos derivan en un alza de las remesas, ayudando a las empresas del sector consumo, así como a firmas del sector turismo como aerolíneas, operadores de hoteles y de aeropuertos.

En el caso de Cemex, citan que podría beneficiarse de los programas estadounidenses de infraestructura que podrían materializarse. La postura pro medio ambiente de Biden es más favorable para este sector, ante la falta de vías de transporte adecuadas para ser más ecológicos, señala BGT Pactual.

“El plan de Biden incluye un aumento en el gasto público, particularmente en el sector de infraestructura y dada la capacidad ociosa de dicha economía, y los elevados niveles de desempleo, pudiera estimular un mayor crecimiento económico”, indica Alejandra Marcos, directora de Análisis de Intercam.

Cemex es la compañía más grande del sector cementero en Estados Unidos, mientras que GCC es de los mayores competidores en la zona este y en las Montañas Rocallosas, entre otras. “Una gran parte de mexicanos que viven en EU han trabajado históricamente en la construcción, lo que implicaría un mayor apoyo a las remesas”, indica el estudio.

De forma general, en las compañías del S&P/BMV IPC 60% de los ingresos se genera localmente,  16% en América Latina (excluyendo México), 15% en Estados Unidos, 6% en Europa y 4% en Asia, según BTG Pactual.

Señalan que, aunque ganara Biden y aumentaran la tasa tributaria en EU, las firmas mexicanas con operaciones en dicha región, el impacto en el EPS (ganancia por acción) debe ser 4-5%, pero de ninguna manera devastador.

“Parece haber consenso entre los inversionistas mexicanos y, en particular, los empresarios que una reelección de Trump sería un mejor resultado para México... a pesar de una incertidumbre potencialmente mayor a corto plazo, creemos que una victoria de Biden sería mejor para los mercados y las perspectivas del país en el largo plazo”, dijeron en una nota de análisis para inversionistas.

Los analistas de Barclays indican que, una victoria demócrata en las elecciones, en las que los demócratas ganan la presidencia y ambas cámaras del Congreso, podría alterar significativamente la perspectiva política para EU, pero también restablecería importantes relaciones internacionales.

En mercado electrónico

Peso, atento a elecciones en EU

El peso operó el lunes en los mercados electrónicos, al ser día festivo en México, con una depreciación de 0.45% previo a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, factor que de acuerdo con analistas, presionará a la paridad cambiaria, sobre todo ante la posibilidad de que tome varios días conocer el resultado.

Alrededor de las 8:30 de la noche se intercambiaba en 21.3440 pesos por dólar, respecto del cierre del viernes de 21.2950 pesos registrado por Banco de México.

“Es muy probable que por lo menos demore algunos días contar con un ganador. Aunque se conocerán resultados preliminares con encuestas de salida, esto se traducirá en volatilidad para el peso”, escribieron los especialistas de CIBanco.

El peso había tenido desempeño positivo las últimas semanas, lo cual se revirtió desde la semana pasada, según Invex, por la incertidumbre en el aumento de contagios de Covid-19 en Europa y Estados Unidos y las implicaciones sobre la perspectiva de crecimiento para los próximos meses.

De acuerdo con Alejandra Marcos, directora de Análisis de Intercam, una victoria de Biden podría beneficiar al peso. “El partido demócrata ha probado tener más tolerancia sobre un mayor déficit fiscal y en ese sentido pudiera ampliarse aún más de lo estimado para el cierre del 2020. Se estima que el déficit fiscal del 2020 en EU aumente hasta niveles de 16%, para después reducirse dado el crecimiento económico esperado. Ello podría seguir debilitando al dólar”, expresó.

Desde el análisis técnico, Alexander Londoño, analista de ActivTrades dijo que el dólar frente al peso encontró una resistencia en la media móvil exponencial de 55 días, en 21.50 pesos de donde rebotó a la baja la semana pasada, “pero a inicios de esta regresa al alza y esa misma media móvil podría actuar de nuevo como resistencia”, aseveró.

claudia.tejeda@eleconomista.mx