Las empresas tecnológicas no lograron resucitar en Wall Street, después del ligero avance que presentaron al cierre de la semana pasada, pues nuevamente registraron caídas estrepitosas.

Tales fueron los casos de Tesla, que cerró la jornada con una caída de 5.13%, Amazon  perdió 5.21%, a 1,371.99 dólares por unidad, Netflix con un retroceso de 5.10% y Twitter, que descendió más de 3 por ciento.

Al respecto, los analistas comentaron que, pese a que existen precios bastante atractivos, considerando los niveles máximos que llegaron a tocar, el entorno de inversión no luce muy favorable.

“Preferiría cautela antes de invertir en Bolsa, pero si comienzan a dar indicios de un alza sería buena opción porque las encontrarías a buenos precios. Actualmente las siento un poco sobrevaloradas, pero esperaría a que el mercado se estabilizara” dijo el analista bursátil independiente Jorge Nakid.

Catalizador

Para Guillermo Delgado, director de operaciones de Black Wallstreet Capital, el principal catalizador que mejoraría el precio de las acciones y daría un soporte al mercado son sus resultados trimestrales, además de que se estará reflejando el beneficio fiscal del plan del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Estamos cerca de mínimos de año, en vísperas de reportes trimestrales, nosotros creemos que las empresas sólidas, fundamentalmente hablando, son las oportunidades de compra para el mediano-largo plazo”, expresó el directivo.

Dado lo anterior, dijo que enlistarían empresas como Amazon, que perdió 14.12% desde su máximo de 1,598.39 dólares del 12 de marzo, y actualmente se cotiza en 1,371.99 dólares por unidad; Netflix con una caída de 15.43% entre el 9 de marzo y ayer a 280.29 dólares por acción.

Incluso mencionó a Twitter, que es la emisora más afectada de las tres con una minusvalía acumulada de 23.39% desde el 14 de marzo pasado, a 28.04 dólares por título, como una más de las oportunidades de compra.

Invertir en este tipo de activos es considerado como riesgoso en el corto plazo, pero como una inversión patrimonial con buenos fundamentos en el mediano o largo plazo.

“Buscando plazos de 12 a 18 meses, son inversiones que pueden pagar fácilmente arriba de 20%, según nuestros estimados”, enfatizó el directivo.

Los clásicos

Los sectores defensivos, como alimentos y consumo básico, pueden ayudar a un portafolio de inversión a amortiguar la presión que existe en el mercado en general, explicó Heriberto Sandoval, asesor en inversiones.

En el S&P/BMV IPC —de la Bolsa Mexicana de Valores— una de las emisoras más defensivas puede ser Walmart de México y Centroamérica, al ser la minorista más importante del país. Sus papeles, pese a presentar una baja de 3.27% en el año, es inferior a la caída del S&P/BMV IPC de 6.54 por ciento.

Además de las emisoras defensivas, existen instrumentos más sofisticados como pueden ser los fondos cotizados en Bolsa (ETF, por su sigla en inglés) como son los inversos, apalancados e inversos apalancados.

Para operar esta clase de ETF, “se tiene que contemplar y medir el riesgo que se está asumiendo. Se recomiendan para inversionistas que conocen el instrumento, que saben el riesgo al que se están exponiendo y los beneficios que puede traer”, agregó Sandoval.

Uno de los ETF inversos y apalancados más agresivos que hay es el SPXS. Dicho instrumento gana por tres cuando el S&P 500 cae.

Ayer, mientras el índice de Estados Unidos marcó su peor jornada —para un inicio de abril— desde 1929 (cayó 2.23%) el SPXS ganó 6.92 por ciento.  Dicho ETF está disponible a través del Sistema Internacional de Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores.

También existe el perfil de inversionista conservador, donde la recomendación es quedarse fuera del mercado accionario por la volatilidad que existe en éste.

“Si eres conservador, será mejor mantenerse fuera de la bolsa. Los instrumentos de deuda, corto plazo, principalmente, pueden ser buenas opciones”, detalló Sandoval.

Un Certificado de la Tesorería (Cetes) de 28 días paga un rendimiento de 7.49%, uno a 91 días, 7.68%, de acuerdo con información del Banco de México.

Sigue intacta

Por otro lado, el Dow Jones registró una caída de 11.17%, desde su máximo alcanzado en enero de este año, siendo el índice bursátil más afectado. Sin embargo, para Guillermo Delgado, la tendencia al alza en el largo plazo sigue intacta.

“Me parece que un piso importante en el Dow Jones podría estar sobre 23,240 puntos, ya que ahí se encuentra la media móvil exponencial de 50 semanas”, explicó.

Añadió que, en caso de romper esa media móvil, el escenario sería un ajuste extra en el mediano plazo de hasta 7.5 por ciento. (Con información de Mario Calixto)


estephanie.suarez@eleconomista.mx