Los inventarios de crudo en Estados Unidos cayeron con fuerza la semana pasada, incluso a pesar de que las refinerías aumentaron la producción, mientras que las reservas de gasolina y destilados crecieron, informó el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

Las existencias de petróleo disminuyeron en 5.4 millones de barriles en la semana que terminó el 25 de agosto, frente a las expectativas de analistas de una reducción de 1.9 millones de barriles.

Las reservas en el centro de distribución de Cushing, en Oklahoma, se elevaron en 689,000 barriles, dijo la EIA (por su sigla en inglés).

Las tasas de operación en refinerías treparon en 264,000 barriles por día (bpd), agregó la autoridad. Las tasas de utilización en refinerías mejoraron en 1.2 puntos porcentuales.

Los inventarios de gasolina subieron en 35,000 barriles, lo que se compara con expectativas en un sondeo de Reuters de un declive de 1 millón de barriles.

Las existencias de destilados, que incluyen combustible para calefacción y diésel, se incrementaron en 748,000 barriles, contra el pronóstico de un declive de 846,000 barriles, agregó la EIA.

La semana pasada, las importaciones de crudo de Estados Unidos cedieron en 851,000 bpd.

Los precios del petróleo Brent y en Estados Unidos mantenían sus pérdidas luego del reporte de la EIA.

[email protected]