Empresas ICA reconoció que los ingresos provenientes de sus proyectos actuales no están generando suficiente liquidez para cubrir con sus obligaciones de deuda y otros pagos, por lo que analistas consideraron que esta situación prende focos rojos y estaría en la antesala de un concurso mercantil.

La constructora mexicana dio a conocer que su deuda de corto plazo, la que tendrá que enfrentar en los próximos 12 meses, es casi 9,000 millones de pesos más que el valor de sus activos circulantes (son los activos que puede monetizar rápidamente) y en los últimos tres años ha registrado pérdidas netas acumuladas por 21,801 millones de pesos.

Lo anterior genera dudas significativas en cuanto a la capacidad de la entidad de continuar como un negocio en marcha , aseguró en su reporte financiero del 2016.

El director de Operaciones de Black Wallstreet Capital México, Guillermo Delgado, dijo que es probable que ICA entre en concurso mercantil porque cayó en incumplimiento de sus obligaciones y no tiene efectivo, ni cuentas por cobrar para saldar su deuda.

Añadió que el hecho de que la junta del Consejo de Administración le dio la facultad a la directora general, Guadalupe Phillips, de llevar a la empresa a un concurso mercantil en caso de ser necesario muestra mucho dónde están parados .

Por el lado de su deuda total/EBITDA es de 77 veces, lo que refleja la crítica situación de la que no ha podido salir la constructora, a pesar de que continúo trabajando en su plan de reestructura financiera desde hace casi año y medio.

El tema de una reestructura financiera ya queda en un segundo término, alcanzar el concurso mercantil para llegar a un acuerdo con sus acreedores es prácticamente la única vía para salir adelante , consideró el directivo de Black Wallstreet Capital México.

Decepciona

Delgado explicó que el reporte de ICA del primer trimestre de este año fue decepcionante . Los analistas esperaban números más alentadores.

Tras dar a conocer su reporte, la cotización de su acción avanzó 5.67%, para alcanzar un máximo de 2.05 pesos, desde 1.94 pesos por papel del cierre anterior. No obstante, el alza se revirtió y finalmente cerró con una caída de 5.15, para retroceder hasta 1.84 pesos por papel.

El flujo operativo (EBITDA) cayó 61%, al pasar de 1,381 millones en el primer trimestre del 2016 a 540 millones en el mismo de este año. La utilidad de operación cayó más de 80% porque sus costos de ventas se incrementaron.

Dichas caídas opacaron el aumento de 22% que registró en sus ingresos de enero a marzo de este año, los cuales cerraron en 6,145 millones de pesos frente a 5,033 millones de igual periodo del 2016.

El resultado se debió a que sus tres divisiones crecieron: aeropuertos (39%); concesiones (14%) y construcción (10%), este último segmento había sido el más afectado con severas caídas en los trimestres pasados.

ICA reportó una utilidad neta de parte controladora de 64 millones de pesos durante el primer trimestre del año ante una pérdida de 1,370 millones reportada en igual periodo del 2016.

La deuda de ICA disminuyó 2.5%, la actual asciende a 65,151 millones respecto al 66,798 registrada en el último trimestre del 2016. La reducción se debió principalmente al pago programado de deuda garantizada de proyectos y a la apreciación del peso frente al dólar.

Este año, ICA se enfocará en su negocio de construcción en México, que en el 2016 representó 31% de sus ingresos y en el 2015, 56 por ciento. También continuará con la venta de su participación minoritaria en ciertos activos.

judith.santiago@eleconomista.mx