Grupo Posadas, operador de hoteles en México, avanza con su plan de desarrollo para operar 39 hoteles; con ello aumentaría 24% la oferta de cuartos registrada.

La empresa espera que las primeras aperturas se realicen en el primer trimestre de este año y para los siguientes 30 meses todos se encuentren operando. Los contratos de operación tienen una vigencia de más de 15 años, en promedio.

De la inversión total que asciende a 8,621 millones (o 429 millones de dólares), Grupo Posadas aportará 5% de los recursos y 95% correrá a cargo por inversionistas independientes a la emisora.

El año pasado, la firma abrió 13 nuevos hoteles, que representan en su conjunto 1,864 nuevos cuartos, con los cuales incrementó 8% su oferta. Algunos de estos inmuebles se encuentran en la Ciudad de México, Puebla, Monterrey y Playa del Carmen.

Las inversiones realizadas por temas de mantenimiento y remodelación de sus hoteles ascendieron 703 millones de pesos en el 2016. En tanto, al cierre del año pasado, la empresa contaba con recursos en caja por 1,770 millones de pesos y sumó activos por 15,070 millones de pesos.

Suben sus ingresos

Al presentar sus estados financieros de los últimos tres meses del año pasado, la emisora reportó 11% de incremento en ingresos contra el mismo lapso del año previo, al alcanzar 1,931 millones de pesos.

En la comparación anual del 2016 y el 2015, dicho indicador cerró con un crecimiento de 16%, al registrar 7,979 millones de pesos.

El flujo operativo (EBITDA) generado entre octubre y diciembre pasado fue de 395 millones, equivalente a un incremento de 19% respecto de iguales meses del 2015. Mientras que año a año, éste ascendió a 1,650 millones, con un crecimiento de 21 por ciento.

La operadora de hoteles de las marcas Live Aqua, Grand Fiesta Americana, Fiesta Americana, Fiesta Inn y One reportó un portafolio con 152 hoteles y 24,324 cuartos, ubicados en 80% en destinos de ciudad y 20% en playa.

Las acciones de Posadas cotizan en el mercado de valores mexicano desde 1992. Su precio actual es de 46 pesos, aunque se ubican entre los de más baja bursatilidad.

judit.santiago@eleconomista.mx