El conglomerado Grupo Hema, que opera marcas como Burger King y Buffalo Wild Wings en México, debutó este viernes en el mercado de deuda local.

Mediante la venta de certificados bursátiles recabó 300 millones de pesos en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) a un plazo de cinco años, mismos que forman parte de una primera emisión de un programa autorizado por 600 millones de pesos.

La emisora con sede en Chihuahua y con presencia en Estados Unidos y Canadá dijo que usará los recursos para refinanciar deuda bancaria, la cual ascendió a 624 millones de pesos al cierre del 2017, a una razón deuda total/EBITDA de 3.16 veces, muestra una presentación a inversionistas.

Hema dijo que sus ventas netas fueron de 1,903 millones de pesos en el 2017, impulsadas por el crecimiento del negocio de alimentos y bebidas, puesto que abrió cinco nuevos restaurantes Buffalo Wild Wings.

En la división de restaurantes, el compromiso bajo la franquicia de Buffalo Wild Wings es abrir 25 restaurantes en seis años, de los cuales ya operan 13 en la Ciudad de México, Chihuahua, Sonora, Baja California, Baja California Sur, Querétaro y Jalisco, Aguascalientes y Sinaloa.

Adicionalmente planea la apertura de tres Italianni’s hacia los próximos tres años.

diversificación

“Con la estrategia actual de crecer de manera importante el número de restaurantes se espera que la línea de alimentos y bebidas tome más relevancia en la mezcla total de ingresos, representando entre 30 a 35% para el 2020.

Mientras que la división agroindustrial continuaría como la más relevante por encima de 40%”, cita la agencia calificadora Verum en un documento.

Además de la operación de restaurantes, el conglomerado participa en diferentes negocios como en la comercialización de aceites lubricantes de la marca Exxon Mobil, implementos agrícolas, maquinaria pesada para la industria de la construcción y minera, así como en el arrendamiento y compraventa de inmuebles.

Verum, quien asignó la calificación “A-/M” por su buena calidad crediticia, con perspectiva Estable, explicó que con la emisión de deuda el conglomerado diversificará sus fuentes de fondeo, lo cual es positivo y reducirá la presión de liquidez.

“La liquidez de la compañía está presionada por el alto porcentaje de la deuda a corto plazo; el efectivo en caja de Grupo Hema es de 48 millones de pesos contra deuda de corto plazo de 267 millones”, puntualizó la calificadora.

Agrega que Grupo Hema no tenía la presión de liquidez por el alto nivel de efectivo en caja por la venta de hoteles a Fibra Inn; no obstante, actualmente podría llevar a cabo la venta de activos por alrededor de 5 millones de dólares, con lo que mejoraría su posición en los próximos meses.

judith.santiago@eleconomista.mx