El anuncio, la semana pasada, de la fusión entre la Bolsa de Londres y la Deutsche Boerse, así como las especulaciones respecto del posible interés de Euronext han puesto a Bolsas y Mercados Españoles (BME) en el ojo del huracán.

En plena movida especulativa, su primer accionista, Corporación Financiera Alba, no ha dudado en pisar el acelerador para aumentar su participación mayoritaria en el grupo, que ya supera 10 por ciento.

El vehículo inversionista de la familia March ha comprado en los últimos días 59,675 acciones a precios situados entre los 27.2 y 28.1 euros, por los que ha desembolsado 1.6 millones de euros. El movimiento es el último de una larga serie desde que empezó el año. En el 2016, Alba ha comprado 938,185 acciones del gestor de los mercados españoles, es decir, 1.18% del capital.

Las últimas adquisiciones se han producido con el valor en el momento más caliente del año (hasta la corrección de este lunes acumulaba tres subidas consecutivas hasta las puertas de los 30 euros). El mercado cree que cualquier operación corporativa en BME pasaría por el pago de una prima significativa sobre el valor, que este año acumula una caída en bolsa de 7.4%, tras perder 1.1% y cerrar a 28.75 euros.

La mayoría de los analistas que han valorado la compañía después del anuncio de la fusión de la Bolsa de Londres y la Deutsche Boerse ha emitido recomendaciones muy favorables. Nmás1 ha fijado un precio objetivo de 38.30 euros, lo que supone un potencial alcista de 33% sobre los niveles actuales.

Beka Finance también recomienda comprar con un precio objetivo de 36.10 euros; mientras que Alpha Value ve el valor en 37.70 euros. En los tres casos, las valoraciones se sitúan claramente por encima de la media estimada por los analistas que siguen el valor, que es de 32.77 euros.

Entre los más escépticos se sitúan BBVA, que recomienda infraponderar con un precio objetivo de 25 euros, y Fidentiis, que apuesta por retener con un precio de 30.70. os movimientos corporativos en el sector han conseguido reactivar la deprimida cotización de BME, que en la primera quincena del mes de marzo sumó caída tras caída.