Una mayor fortaleza del dólar estadounidense en el mercado de divisas internacional debilitó aún más al peso tras alcanzar un precio máximo del año de 20.89 pesos por billete verde, nivel que no se veía desde enero del año pasado.

Sin embargo, hacia el cierre de las operaciones el tipo de cambio finalizó en un precio de 20.8290 pesos por dólar en operaciones interbancarias a la venta, con respecto a las últimas transacciones de la jornada anterior (20.8020 pesos), significó una depreciación de 0.13%, equivalente a una pérdida de 2.70 centavos.

En el mercado electrónico, la paridad cotizó en un precio de 20.85 pesos por dólar, frente al cierre previo de 20.8290 pesos, resultó una pérdida de valor de 0.10 por ciento.

La apreciación de la moneda de Estados Unidos se explicó por la decisión de la Reserva Federal de incrementar su tasa de interés de referencia en 25 puntos base, además del anuncio de que en el segundo semestre de este año realizará dos aumentos adicionales.

El fortalecimiento del dólar estadounidense también se derivó de las preocupaciones que existe sobre el crecimiento económico global, tras la posible desaceleración de la economía de China, luego del anuncio del crecimiento industrial de 8.6%, cifra por debajo de las estimaciones de los analistas.

El subdirector de estrategia de tipo de cambio de Banorte-Ixe, Juan Carlos Alderete, explicó que el escenario del tipo de cambio cada día se ve más complicado, con amplias posibilidades de que toque 21 pesos por dólar en los siguientes días.

El especialista agregó que el mercado de cambios ya está incluyendo la cuestión política, por lo que no sería difícil observar cotizaciones superiores al nivel antes mencionado previo a las elecciones presidenciales del 1 de julio.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx