Los grandes fondos de inversión asiáticos están luchando para satisfacer los rendimientos de su cartera, pues desde mediados del 2015 éstas ofrecen rendimientos negativos en medio de la turbulencia del mercado financiero mundial, dijo la firma global de investigación y consultoría Cerulli Associates Gestión Institucional.

La consultoría agregó que mientras el número de emisiones de mandatos tradicionales de instituciones asiáticas disminuyó, el ritmo de búsquedas de alternativas y el uso de otras vías no tradicionales han aumentado notablemente entre los propietarios de activos de China, Corea, Hong Kong y Taiwán.

Las asignaciones de alternativas, dieron a instituciones como el Fondo Nacional de Pensiones de Corea y el Fondo de Pensiones de Maestros de Corea elevados rendimientos en sus respectivas carteras de inversión el año pasado. Esto fortaleció la decisión de muchas instituciones coreanas para reforzar sus exposiciones alternativas.

Algunas de ellas tomaron la decisión de invertir al menos 20% de sus carteras en las alternativas antes del 2020, afirmó Cerulli Asociates Gestión Institucional.

En Taiwán, los recursos asignados por los fondos de pensiones a las estrategias de betas inteligentes aumentaron 62% a 10,900 millones de dólares, representando 31.9% de sus mandatos en el extranjero totales a partir de junio del 2016.

En las instituciones asiáticas es poco probable que tengan experiencia a gran escala en estas áreas en el corto plazo y tendrán que depender de gestores externos.

Esta demanda creciente de alternativas y productos pasivos, proporcionará más oportunidades que nunca para los administradores de fondos , dijo Manuelita Contreras, director asociado con Cerulli.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx