Fitch Ratings bajó la calificación crediticia de OHL a 'C', desde 'CC', dentro del rango de 'inminente riesgo de impago', lo que supone situar la perspectiva del repago de su deuda a solo un paso del 'default' o impago selectivo.

La agencia calificadora tomó dicha decisión días después de que la constructora española anunciara un acuerdo con gran parte de los bonistas para refinanciar sus dos principales emisiones de deuda por 593 millones de euros.

Como uno de estos bonos vence en 2022, Fitch consideró que la liquidez actual de la compañía en el entorno de los 312 millones de euros y la generación de caja esperada no será suficiente para atender este vencimiento ni el del otro bono, que expira en 2023.

Se trata de un procedimiento habitual que realiza Fitch cuando una compañía prevé realizar una operación de este tipo. Por ello, en caso de que la intención de OHL no tenga éxito, bajará la nota al rango de impago, el más bajo.

Asimismo, aunque el refinanciamiento salga adelante, Fitch continuará analizando la situación para valorar el estado de la compañía, pero dijo que es poco probable que le suba la nota hasta que se cierre el refinanciamiento.

Fitch destacó que el perfil empresarial de OHL "se sustenta en una sólida posición de mercado, una cartera de pedidos bastante estable y una sólida diversificación".

Quitas

En caso de cerrar con éxito la operación, OHL conseguirá cuatro años libre de repagos de deuda, ya que los bonos pasarán a vencer en 2025 y 2026, así como una reducción de 100 millones de euros de deuda, pasando el importe de ambos bonos a 488 millones, tras una quita y una capitalización de deuda por parte de los prestamistas en el accionariado de la compañía.

Paralelamente, el proceso de refinanciamiento implica también la ejecución de dos ampliaciones de capital para dar cabida a los 42 millones de euros comprometidos por los hermanos mexicanos Amodio, principales accionistas, y Tyrus, un acreedor vinculado a la deuda que Grupo Villar Mir mantiene con OHL.

A esa ampliación se suma otra dirigida a los accionistas de la sociedad, que evitarán en parte la dilución derivada del aumento en el capital de los Amodio. No obstante, el precio de estas ampliaciones será de 0.36 euros, un descuento de 50% respecto al precio de mercado, lo que ha arrastrado la cotización a mínimos de tres meses.

Desde que los hermanos Luis y Mauricio Amodio, accionistas de Grupo CAABSA, adquirieran 16% de las acciones de OHL el pasado 21 de mayo, para llegar a 26%, los papeles de la firma caen 33.87%, incluso en lo que va del 2021 la pérdida ha sido de 7.62 por ciento.