La reforma energética abrirá nuevas ventanas de inversión para los fideicomisos de infraestructura y bienes raíces (fibras), por lo que el sector tiene todavía un mayor potencial de crecimiento, consideraron directivos y especialistas.

Gabriel Ramírez, director de finanzas de Fibra Shop, mencionó que los fibras son un sector en consolidación y todavía hay espacio para crecer .

Incluso, dijo que las reformas estructurales como la energética y la de telecomunicaciones darán un empujón a la economía mexicana, lo que favorecerá a estos instrumentos de inversión.

Saúl Villa, socio de fusiones y adquisiciones de KPMG, destacó que los fibras tienen como su principal reto buscar proyectos atractivos que les permitan invertir la liquidez que captaron de los mercados bursátiles.

El especialista mencionó que si bien los fideicomisos son una actividad consolidada, no se descarta que lleguen algunos que se especialicen en el sector salud o empresariales, éstos últimos se enfocarán a la compra de oficinas.

Habrá más demanda

El entrevistado reconoció que la reforma en materia energética demandará más infraestructura en todo el país y es probable que una parte de ésta, la financien los fibras .

Un análisis de Ve por Más (BX+)detalló que los fibras reportan adecuados dividendos. Por ejemplo, Fibra Uno realiza pagos periódicos desde el 2011, por lo que el monto acumulado en distribuciones desde su colocación asciende a 8,000 millones de pesos, en tanto que Fibra Macquarie realizó distribuciones por 2,000 millones desde su oferta inicial.

Saúl Villa consideró que el sector de fibras se anticipa dinámico sobre todo en parques comerciales y desarrollos de usos mixtos en los que confluyen hoteles, oficinas, centros comerciales y hasta museos.

Recordó que con la puesta en marcha de la reforma energética hay zonas geográficas, como la del Bajío, que demandarán de mayor infraestructura y es muy probable que ahí estén presentes .

Por su parte, un análisis de Accival destacó que se mantiene una opinión favorable sobre el sector de fibras, debido a las perspectivas de una mejora en la economía mexicana, de una recuperación cíclica de las rentas y del potencial de crecimiento derivado del desarrollo y consolidación de los fideicomisos.

El intermediario hizo recomendaciones de Compra a Fibra Terra y Prologis.

Los riesgos

No obstante, detalló que entre los principales riegos de la industria se encuentran las vacantes, los vencimientos de contratos y los términos del arrendamiento, los que podrían verse influidos por las tendencias de la oferta y la demanda, la que se vincula de manera directa con el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país y de Estados Unidos.

También hay una correlación con la competitividad del sector manufacturero mexicano, el empleo y el consumo.

En el caso de la oferta, Accival destacó que ésta es privativa de cada mercado inmobiliario local, con exceso en algunos, en tanto que otros están ocupados casi en su totalidad.

Hace una semanas, el Banco de México destacó que uno de los retos de los fibras es que los administradores u originadores de cada fideicomiso mantengan los incentivos para dar seguimiento a la marcha correcta de las inversiones que realizan.

Es necesario, dijo, contar con un sistema adecuado de incentivos para que los manejadores de las transacciones conserven parte de las emisiones, con el fin de compartir riesgos y ganancias con los tenedores, de otra manera, podrían incurrirse en los riesgos que se registran en otros países con estructuras financieras similares.

Y destacó que la regulación de los fibras es heterogénea entre las distintas jurisdicciones.

Fibras

romina.roman@eleconomista.mx