Fibra Uno (FUNO), se convirtió en el primer fideicomiso de inversión en bienes raíces en colocar bonos sustentables. A través de esta oferta recaudó 8,100 millones de pesos en el mercado de deuda mexicano.

La compañía dio a conocer, en un comunicado, que la venta de los títulos de deuda tuvo una demanda de más de 21,000 millones, lo que equivale a una sobresuscripción de 2.6 veces respecto a los recursos obtenidos.

FUNO añadió que los recursos de la oferta serán utilizados para prepagar, sin costo adicional, el bono FUNO 17-2 con vencimiento en diciembre de 2022.

La oferta se dividió en dos tramos. Uno por un total de 2,900 millones de pesos se emitió a una tasa de interés fija de MBONO + 165 puntos base o 8.98% con vencimiento en octubre de 2028. Otra porción de la emisión fue por 5,200 millones que pagará una tasa variable de TIIE + 90 puntos base con vencimiento en octubre de 2025.

Fitch México y HR Ratings asignaron la calificación “AAA” a los bonos sustentables de Fibra Uno, que es la más alta nota, dada su calidad crediticia y capacidad para cumplir con el pago.

Los bonos sustentables son instrumentos de renta fija que se emiten en el mercado para captar recursos que se utilizan para financiar o refinanciar proyectos o actividades representen beneficios ambientales y sociales. Pueden ser emitidos por empresas, gobiernos, estados, municipios, banca de desarrollo y tienen que cumplir con los Principios de Bonos de Sostenibilidad de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA), una organización que regula a los participantes del mercado de capitales.

HR Ratings indicó que la emisión de FUNO será usada para pagar pasivos que “en su momento se utilizó, principalmente, para la adquisición y desarrollo de propiedades que cuentan con la distinción LEED Oro, así como para proyectos de eficiencia energética”, con lo que busca disminuir los gases de efecto invernadero (GEI) que emiten.

Entre los objetivos de sostenibilidad de FUNO para el 2030, agregó HR Ratings, están reducir su intensidad en el consumo de energía en 20% y reducir la intensidad hídrica anual acumulada en un 30%; así como tener desperdicio cero en todas sus propiedades y disminuir su huella de carbono en 20% para 2030.

kg