Fibra Shop es el primer fideicomiso de inversión en bienes raíces que inició con el programa de recompra de sus propios Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI), adquirir 48,000 títulos a un precio promedio ponderado de 12.78 pesos cada uno.

Sin dar más detalles, el fibra que opera y renta centros comerciales expuso a través de un comunicado: La información relacionada a los CBFI adquiridos será reportada al mercado mediante los medios oficiales y dichos certificados serán retirados de circulación .

A partir del 1 de enero de este año entraron en vigor cambios en la reglas para que los 11 fideicomisos que operan en el mercado de valores mexicano puedan recomprar hasta 5% de sus propios títulos en circulación y mantenerlos hasta por un año en sus respectivas tesorerías, sin que estén obligados a cancelarlos inmediatamente, como previamente establecía la regulación.

Teníamos el derecho de recomprar para cancelarlas de manera inmediata, ahora tenemos el derecho a recomprar con la facultad de mantener los certificados en la tesorería hasta un año y durante este periodo poderlos inyectar en el mercado en el momento en que consideremos oportuno , explicó en una entrevista previa el presidente de la Asociación Mexicana de Fibras Inmobiliarias, Gonzalo Robina.

Le seguirán el paso

Quien también podría hacer uso de esta nueva regla es Fibra Danhos, que se dedica a desarrollar y arrendar centros comerciales. Informó que si fuera necesario recomprarían CBFI este año, ya sea para cancelarlos o para mantenerlos en la tesorería y, posteriormente, recolocarlos o cancelarlos en el mercado.

El monto máximo que podrá ser recomprado durante el 2017 será el monto mayor entre 2,500 millones de pesos y 5% de los certificados en circulación , adelantó en su reporte del cuarto trimestre del 2016.

El director de Relación con Inversionistas de Fibra Danhos, Elías Mizrahi, mencionó que a la fecha no han anunciado recompras, en su momento lo analizarán, aunque una ventaja es que la Asamblea de Tenedores lo ha aprobado.

Antonio Franck, socio de las prácticas Bancaria y Financiera de la firma de abogados Jones Day, explicó que este programa se basa en el concepto de las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que crean un fondo de recomprar de sus propias acciones para tenerlas en la Tesorería de la sociedad y volverlas colocar en cierto plazo.

Cuando se crearon las fibras se estableció la posibilidad de que recomprarán sus propios certificados bursátiles (...) Las reglas que salieron ahora son materia fiscal, en esencia, el derecho de recomprar sus CBFI sigue siendo el mismo , acotó.

Estos fondos de recompra, añadió, se utilizan para, entre otras cosas, mantener el precio de los certificados o para incrementar su bursatilidad en el mercado.

[email protected]