Los resultados financieros del segundo trimestre de este año que presentarán los fideicomisos de inversión y bienes raíces (fibras) mostrarán una tendencia positiva, a pesar de los temores de inicio de año que nublaron la actividad en el desarrollo inmobiliario del país.

Analistas de Citibanamex proyectan que en general el sector integrado por 11 fibras que operan en la BMV registrará crecimientos anuales en sus indicadores financieros de casi 20% en promedio .

A pesar de que el dólar ha perdido terreno frente al peso, los fideicomisos, principalmente los que rentan sus propiedades en dólares, habrán cerrado el segundo trimestre del año con alzas de doble dígito y ligeras caídas en la utilidad operativa neta (NOI) y en los fondos de operaciones (FFO) por acción.

En nuestras proyecciones en pesos, el NOI y el FFO por Certificado Bursátil Fiduciario Inmobiliario (CBFI) se contraen un promedio de 4%, en línea con nuestro supuesto de un peso más sólido contra el dólar, aunque aún reflejan un crecimiento promedio de doble dígito esperado para el 2017 , se lee en el análisis de Citibanamex.

Industriales, mayor optimismo

Para los fideicomisos industriales Fibra Uno, Macquarrie, Prologis y Terrafina, que alquilan parques, naves y bodegas para uso industrial, las expectativas son más optimistas que el trimestre pasado.

Las proyecciones apuntan a crecimientos de doble dígito, en promedio anual, para el segundo trimestre del 2017, frente al mismo del 2016, con aumentos de ingresos y NOI de 15 y 16%, respectivamente.

Esperamos rendimientos anualizados de dividendos superiores a 6%, a precios actuales, incluyendo un crecimiento de 6.6% de Fibra Macquarie, ligeramente superior al de sus pares, a pesar de una razón de pago de 70% que implica una sólida cobertura de dividendos , consigna el análisis de Citibanamex.

Muchos de los temores, sobre todo en el sector inmobiliario industrial, se han reducido ante la incertidumbre sobre la eventual cancelación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte o su renegociación con términos más favorables para Estados Unidos, pues se proyectaba que la inversión y demanda de espacios se pospondrían o detendrían por parte de empresas automotrices y manufactureras, como ocurrió cuando la empresa automotriz Ford decidió cancelar la instalación de una nueva planta en San Luis Potosí. Sin embargo, el precio de sus títulos se podría ver afectado por el incremento de las tasas de interés de Banco de México.

[email protected]