En junio la tenencia de deuda gubernamental mexicana en posesión de extranjeros hiló su cuarto mes a la baja para ubicarse en 1.825 billones de pesos, su menor nivel desde enero de 2014, según datos del Banco de México, y a pesar de las tasas altas que ofrece el país.

Tan solo en cuatro meses han salido alrededor de 359,884.22 millones de pesos de la deuda mexicana, principalmente en bonos, aunque muestra una tendencia decreciente.

En marzo la caída en la tenencia fue de -7.62%, en abril -6.01%, en mayo fue de -1.84% y en junio la baja fue de -2 por ciento, todos en comparación con el mes previo, de acuerdo con datos del banco central.

“A pesar de que México tiene una alta tasa de interés y un diferencial (respecto a Estados Unidos) amplio, este genera entradas de capitales cuando hay optimismo a nivel global, pero cuando hay una alta percepción de riesgo las salidas de capitales como quiera ocurren, no importa tanto el diferencial en tasas de interés”, explicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

El panorama negativo de la calificación crediticia del país, la volatilidad en el tipo de cambio, los mensajes contradictorios del gobierno en materia de política pública y la fuerte recesión que enfrentará México por el impacto del Covid-19 son para Intercam, casa de bolsa, los principales factores que mantienen alejados a nuevos flujos de capitales extranjeros para inversiones de portafolio en México.

“Consideramos relevante que se hayan mantenido las ventas de deuda mexicana por parte de extranjeros en junio. Las cifras no reflejan optimismo o alguna preferencia especial de extranjeros por sostener deuda mexicana en el entorno actual”, dijeron los especialistas de Intercam en una nota de análisis.

Refirieron que pareciera que, las todavía elevadas tasas de interés que se comparan muy positivamente contra otros papeles de deuda gubernamental en economías emergentes o latinoamericanas no son razón suficiente para aumentar el apetito por la deuda mexicana que sigue siendo atractivo en términos de rendimiento, inclusive de riesgo.

México ofrece una de las tasas reales más altas y un riesgo país moderado en comparación con naciones similares, y conserva el grado de inversión, a diferencia de otros países como Sudáfrica.

A pesar de que el Banco de México ha reducido la tasa de interés de referencia en 325 puntos base en poco menos de un año, de 8.25 a 5%, el diferencial respecto a Estados Unidos es de 475 puntos base. La tasa en México es más alta que la de Rusia (4%) y otros emergentes como Indonesia (4%), Sudáfrica (3.75%), Brasil (2.25%) y Chile (0.50%), y la nota soberana conserva su grado de inversión.

Tasa alta ha beneficiado

“Creo que, de hecho, si no hubiera una tasa de interés tan alta, las salidas de capitales hubieran sido todavía más rápidas”, acotó Gabriela Siller.

Jorge Gordillo ,director de Análisis de CI Banco explicó que, los inversionistas extranjeros se fijan en el diferencial respecto a lo que se paga en Estados Unidos, que es casi cero, 0.25 y señaló que el diferencial es atractivo, pero ha disminuido.

“La preocupación de algunos analistas es que esta disminución pueda desincentivarlos y provocar una mayor salida de capitales, pero lo que le juega a favor al Banco de México y a México es que no tienen los inversionistas otras opciones”, expresó en entrevista Gordillo.

Gabriela Soni, jefa de Inversiones de UBS México comentó que si bien los flujos de salida son altos, el diferencial entre las tasas de México y Estados Unidos continúa sigue siendo atractivo pese a los recientes recortes hecho por el Banco de México, y no solo ajustado por tasa real, sino también por riesgo país.

“El diferencial que existe entre la tasa de México y Estados Unidos, sigue siendo atractivo, aunque se ha reducido recientemente, analizando no solo el diferencial nominal sino el real y ajustado por el riesgo de cada país, nosotros pensamos que todavía Banco de México tiene más espacio para seguir disminuyendo la tasa de interés y que este diferencial siga atractivo”, dijo en entrevista Gabriela Soni.

“Todos los países están bajando tasas de interés, y aunque México la ha estado bajando fuertemente, todavía su tasa es más alta que muchos otros, pocos países nos ganan en rendimientos, entonces esto todavía nos mantiene con cierta preferencia”, comentó Jorge Gordillo.

Gabriela Soni advirtió que la autoridad monetaria debe ser muy cuidadosa al aplicar próximos recortes al costo del crédito, con el fin de cuidar este diferencial y que la disminución sea gradual. En UBS consideran que la tasa de interés disminuya hasta 50 puntos base al cierre del año a 4 por ciento. Analistas coinciden en que esta tendencia de venta de la deuda gubernamental mexicana por parte de extranjeros se ha desacelerado en las últimas semanas.

Jessica Roldán Peña, directora de Análisis Económico de Finamex aseveró que aunque en los últimos cuatro meses han salido cerca de 360,000 millones de pesos en la tenencia de deuda gubernamental mexicana en manos de extranjeros, esta salida de flujos comienzan a desacelerarse.

claudia.tejeda@eleconomista.mx