Uno de los principales defensores de las tasas de interés bajas de la Reserva Federal dijo este miércoles que apoya que se realicen más alzas a los tipos este año, dado el avance observado en las metas del banco central de pleno empleo e inflación estable.

Una caída en la tasa de desempleo de Estados Unidos a 4.7% y un mejor panorama para la inflación ayudan a explicar "por qué mi panorama actual del mandato dual me permite apoyar una o dos subidas más este año", dijo el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, en declaraciones preparadas para una conferencia en Fráncfort.

"Por primera vez en bastante tiempo, veo más riesgos alcistas destacables para el crecimiento", afirmó.

Por muchos años Evans insistió en que no se realizaran incrementos en las tasas, debido en parte a su creencia de que con los tipos tan bajos como estaban la Fed tenía poco margen para aliviar la política si la economía decaía.

Pero con una economía más fuerte y con expectativas de más alzas en los tipos, la Fed tiene más municiones que antes, dijo Evans. Incluso, si la economía sufriera algún impacto, la Fed podría no tener que bajar las tasas, sino que sólo aliviar la política pronosticando alzas más lentas en las tasas, agregó.

Evans dijo que espera que la reciente debilidad en el gasto del consumidor sea transitoria y que ve señales de que el gasto de las empresas está empezando a repuntar. Y aunque la política fiscal bajo el Gobierno de Donald Trump sigue siendo incierta, "el pensamiento general es que tales políticas podrían impulsar el crecimiento por un tiempo".

Si el crecimiento efectivamente repunta y también las expectativas inflacionarias, "una economía más robusta sería capaz de manejar un ritmo más agresivo de alzas de tasas", dijo Evans. Pero aún una inflación de 2.5% "por un tiempo" sería consistente con el objetivo de 2% de la Fed, agregó.

estrategias@eleconomista.mx