A pesar de que Alsea ha tenido jornadas complicadas en el mercado de valores, Intercam Banco espera que los resultados mejoren en los próximos meses, lo que generaría una recuperación en el precio de su acción.

Los papeles de la emisora han caído 20.3% desde el pasado 9 de noviembre hasta inicios de esta semana, indica un reporte de Intercam.

Sin embargo, una de las mayores empresas controladoras de restaurantes casuales del país, tuvo una ligera recuperación de 0.13% durante la jornada del martes anterior, por lo que cerró en 53.24 pesos por acción.

Intercam Banco fijó el stop loss para la acción en 48.5 pesos, por lo que el objetivo en el corto plazo es alcanzar los niveles de 61 pesos por acción y en caso de superar los 66 pesos, implicaría un rendimiento de 13% a niveles actuales.

Resultados positivos

Intercam Banco espera que a pesar de las adversidades de las últimas semanas del 2016, el reporte del cuarto trimestre del año contenga datos positivos.

Los ingresos crecerán en 8% y el EBITDA en 13%, por lo que en términos de valuación se encuentra debajo de su promedio histórico de los últimos dos y cinco años , indica la institución bancaria.

Sin embargo, aunque reconoce que la perspectiva para el 2017 sigue siendo positiva, Intercam espera menores crecimientos por un comparativo difícil de superar.

Menor crecimeinto

Al tercer trimestre del 2016, Grupo Alsea tuvo un con crecimiento de 9% en Ventas Mismas Tiendas, un incremento de 22.2% en el EBITDA, con un margen de 13.8 por ciento.

En el mismo periodo, la emisora contaba con 3,093 unidades totales en el portafolio, que incluyen 188 unidades adicionales en comparación con el año anterior, además de un crecimiento de 41% en la Utilidad Neta.

México representa 57% de sus ventas totales, le sigue con Sudamérica con 24% y en tercer lugar, con 19% de las ventas totales, España.

Sus ventas por segmento las encabeza la comida rápida con 38%, cafeterías 23%, comida casual 22%, restaurantes familiares 13% y distribución con 4 por ciento.

cesar.rodriguez@eleconomista.mx