La escasez de granos y semillas pegaría en los costos de las empresas ligadas al sector alimentario, aunque el efecto sería limitado y no siempre trasladado al consumidor.

Las firmas ligadas al sector agroindustrial que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) no registran afectaciones en el precio de sus acciones, advirtieron especialistas del sector.

Empresas como Gruma hasta panificadoras como Bimbo o embotelladoras como FEMSA o Arca Continental sufren los estragos de las alzas en los precios de los insumos. Por ahora las empresas no han dado una postura ni la darán hasta que pase el periodo de reportes , comentó un analista del sector que pidió no ser citado.

Según explicó otro analista, las grandes empresas buscarían evitar los altos costos internos comprando en el exterior, pero ello implicaría también pagar en dólares y tendrían efectos cambiarios.

Las empresas minimizan riesgos y contratan coberturas. Éstas sirven para administrar de mejor modo los riesgos agroclimatológicos y así reducir los estragos que podrían causarles fenómenos como las heladas o las sequías, dijo Sergio Negrete, profesor investigador de la Universidad Autónoma de Chapingo.

En el caso de Gruma, los incrementos de precios en toda la región deberán permitirle a la compañía neutralizar los mayores precios de los granos , escribió en un reporte Luis Miranda, analista de Santander. Para Bimbo estimó que debido al mayor costo de las materias primas como el trigo, aceite y empaques y en el tipo de cambio, se podría ver afectado. Además de un crecimiento económico más débil de lo esperado en México y Estados Unidos.

ana.valle@eleconomista.mx