Los bancos se han ido deshaciendo de empresas cotizadas a lo largo del 2013. La necesidad de reforzar capital ha impulsado estas operaciones, que se han acelerado en el arranque del 2014, ante la escalada de la Bolsa española.

El Ibex ha subido en las 12 sesiones de Bolsa del nuevo ejercicio 5.54%, y un buen puñado de compañías se anota incluso alzas superiores a 30%, como Solaria, Codere, Fersa y FCC.

La tercera edición de las normas internacionales de banca, conocidas como Basilea III, aprieta un poco más a las entidades financieras. Ya no es que necesiten plusvalías para reforzar sus reservas, sino que las participaciones en otras empresas provocan elevados consumos de capital, especialmente aquéllas que superen 10% del capital.

La semana pasada se concretaron varias desinversiones. Bankia ha vendido su 12.6% en NH Hoteles, CaixaBank se ha deshecho de 5% de BME y Liberbank, también de un 5% de Ence.

Varias empresas tienen a bancos o a antiguas cajas de ahorros en su capital. Entre ellos están firmas como como Abertis (23.1%), CAF (22.1%), GAM (19.6%), Iberdrola (10.1%), Lingotes Especiales (10.7%), Tecnocom (20.1%), Telefónica (5%), Uralita (10%) y Zeltia (3%), entre otras compañías.

Éstos son ocho valores señalados como con riesgo de desinversión, de acuerdo con Ahorro Corporación y otros expertos: Acerinox, Duro Felguera, Gas Natural, Realia, Repsol, Red Eléctrica, Ebro y Tubacex.