El año que terminó sorprendió porque algunos de los mercados bursátiles alrededor del mundo, sobre todo Europa y Estados Unidos, rompieron en varias ocasiones sus máximos históricos, teniendo su mejor desempeño en al menos dos décadas.

Por ejemplo, Wall Street cerró el 2019 en niveles próximos a sus máximos históricos y sus tres índices más representativos se revalorizaron entre 35.23% del NASDAQ y 22.34% del Dow Jones.

También cerraron en niveles récord el Stoxx 600, que agrupa a las principales compañías cotizadas de 17 países europeos; el OMX de la Bolsa de Suecia; el SMI de la Bolsa de Zurich, y el MSCI ACWI, que incluye a las mayores cotizadas de las bolsas mundiales, tanto de países desarrollados como de emergentes.

Incluso las principales bolsas de América Latina tuvieron ganancias sorprendentes, a excepción de México. Así, por ejemplo, en Brasil el índice Bovespa cerró el año con una subida de 31.58%, mientras que el índice Merval de Buenos Aires subió 37.56%, pese a las fuertes caídas del último tramo del año.

En contraste, la Bolsa Mexicana de Valores tuvo un magro rendimiento de 4.56%, debido a la incertidumbre y dudas de los inversionistas sobre las decisiones del gobierno actual.

Baja de tasas

Por su parte, tanto la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos como el Banco de México, recortaron su tasa de interés de referencia en cuatro ocasiones consecutivas.

La Fed la dejó en un nivel de entre 1.75 y 1.50%, mientras que el Banxico la ubicó en 7.25 por ciento.

El peso se apreció 3.96% frente al dólar durante todo el 2019, pese a la alta volatilidad que hubo en los mercados, y pasó de 19.6650 unidades por billete verde el 31 de diciembre del 2018 a 18.8860 al 31 de diciembre del 2019.

Finalmente, el riesgo país de México cerró en 171 puntos base, desde 251 con los que cerró el 2018.

Su mejor nivel desde el 2010

Los precios del oro subieron el último día del año a su mayor nivel en más de tres meses gracias a la depreciación del dólar y el metal selló su mejor desempeño anual en casi una década, impulsado porque la guerra comercial entre EU y China hizo que los inversionistas buscaran seguridad ante una posible recesión.

El metal precioso ganó 18.26% durante el 2019, su mayor alza desde 2010, llegando a 1,517 dólares por onza.

[email protected]