El diario económico, que recordó que tras los 550 millones de euros obtenidos por venta de diversos activos de Electricité de France (EDF) el pasado ejercicio, se ha fijado objetivos de medio plazo, más allá de 2016, con 2,600 millones en 2017 y 2,200 en 2018.

Se trata de impedir que engorde el pasivo de la compañía, que era de 37,500 millones de euros a mediados de 2015 con algunas de las grandes inversiones que tiene en la agenda para este año.

En primer lugar el grupo -en el que el Estado francés es el primer accionista- debe tomar una decisión final sobre la construcción de dos reactores nucleares de tipo EPR en Hinkley Point, en el Reino Unido, estimados en unos 21,700 millones de euros.

Además, está pendiente la toma del control de Areva NV, en concreto un 51 % del capital estimado en 2,700 millones de euros.

"Les Echos" señaló que desde enero EDF puede desembarazarse de su 49.9 % en CENG, la filial común con el estadounidense Exelon, cuyo valor en las cuentas se quedó reducido a finales de 2015 por una depreciación a 300 millones de dólares, en lugar de los 3,300 millones contabilizados anteriormente.

Otra de las ventas posibles es la mitad del capital de su filial de redes de transporte RTE, ya que la autonomía de gestión ha reducido sus márgenes de actuación. No obstante, el periódico puntualizó que la decisión de ceder ese activo no se ha tomado.

También se baraja hacer lo mismo con una parte de su parque nuclear en el Reino Unido para financiar los dos nuevos reactores de Hinkley Point.

EDF Energy -en la que el británico Centrica posee también un 20%- explota ocho centrales atómicas con un total de 15 reactores y la casa matriz podría desprenderse de hasta un 29 %. Su valor contable es de cerca de 9,000 millones de euros.

[email protected]