El dólar se estabilizaba este viernes en cerca de un mínimo de cuatro meses frente al yen, antes de una votación en Washington sobre una nueva legislación de salud que algunos inversionistas consideran una prueba para ver si el presidente Donald Trump logrará que le aprueben estímulos fiscales.

Legisladores republicanos han tratado de superar sus diferencias sobre la legislación después de que Trump se retiró de las negociaciones, donde les pidió que aprueben el proyecto de ley el viernes o mantengan el sistema actual "Obamacare".

Como en los mercados prevalece un sentimiento de aversión al riesgo esta semana por dudas sobre la capacidad de Trump de cumplir con sus reformas fiscales y económicas, el dólar se ha depreciado un 1.4% frente al yen. Este viernes, el billete verde se apreciaba un 0.14%, a 111.08 yenes.

Los inversionistas estaban divididos respecto a si una posible derrota de Trump provocaría una caída del dólar y de los mercados de acciones, porque sería visto como un indicio de su incapacidad para lograr la aprobación de reformas en el Congreso, o si impulsaría a los mercados, dado que después podría pasar directamente a las reformas tributarias.

El índice dólar, que mide al billete verde frente a una cesta de seis grandes monedas, operaba con pocos cambios, a 99.732.

El euro subía un 0.2%, a 1.0813 dólares, cerca de un máximo de siete semanas de 1.0825 dólares que tocó el miércoles por la creencia de que el Banco Central Europeo se encamina a un endurecimiento de la política monetaria ante una aceleración del crecimiento y la inflación en la zona euro.

La libra esterlina se depreciaba frente al dólar y al euro, en un retroceso frente a los máximos de un mes que tocó en la rueda previa, mientras los inversionistas se preparaban para el comienzo del proceso formal de separación de Gran Bretaña con la Unión Europea la próxima semana.

[email protected]