El peso mexicano cerró la jornada con una moderada ganancia contra el dólar. La divisa local se apreció por segunda jornada consecutiva por un mayor apetito por los activos de riesgo en los mercados y un debilitamiento del billete verde.

Los mercados se mantienen contagiados del optimismo observado en las plazas accionarias más relevantes, debido a positivos reportes trimestrales que ayudan a retirar la mirada de los temores ante un posible escenario de estanflación.

El tipo de cambio terminó la sesión en 20.1830 unidades por dólar comparado con el registro de 20.2380 unidades de ayer, con datos del Banco de México (Banxico). Esto significa para el peso 5.5 centavos o un avance de 0.27 por ciento.

 

El par se movió en un rango entre un máximo de 20.2810 unidades y un mínimo de 20.1586 unidades. Por su parte, el Índice Dólar (DXY), que compara al billete verde con una canasta de seis monedas, perdía -0.20% a 93.55 unidades.

"Cuando las bolsas de Estados Unidos están en buenos niveles y estables como ahora, las monedas de países emergentes suelen apreciarse porque hay disponibilidad de a invertir en activos más riesgosos", dijo la firma Ve por Más.

jose.rivera@eleconomista.mx