El peso mexicano cerró una semana de fuerte apreciación contra el dólar estadounidense. La divisa local recuperó terreno, en medio de un debilitamiento del billete verde, ante una mejora en el apetito global por los activos de riesgo.

El tipo de cambio concluyó hoy en 20.3280 unidades por dólar comparado con un registro de 20.7090 unidades el viernes pasado, con datos del Banco de México (Banxico). El peso ganó en este periodo 38.10 centavos o 1.84 por ciento.

La paridad acumula cuatro jornadas consecutivas a la baja. Gran parte de su movimiento se registró este viernes, pues contra un registro de 20.5890 unidades ayer, consiguió recuperar 26.10 centavos, equivalentes a 1.27 por ciento.

 

Durante la semana, el par se movió en un rango entre un máximo de 20.9034 unidades y un mínimo de 20.3195 unidades hoy (su mejor nivel desde el 29 de septiembre). El Índice Dólar (DXY) retrocedió en ese periodo -0.13 por ciento.

Los analistas atribuyeron el ánimo de los inversionistas a menores preocupaciones de una economía mundial "estanflacionaria" tras la divulgación de resultados corporativos mejores de lo esperado de empresas en Estados Unidos.

"Las presiones siguen latentes y el retiro de liquidez es inminente; estas correcciones son, hasta cierto punto, naturales, luego de un movimiento abrupto como el que tuvimos en las pasadas jornadas", explicó el grupo Intercam.

La Reserva Federal (Fed) informó en sus minutas, publicadas esta semana, que el inicio de una reducción de sus compras de bonos podría ser en noviembre. El Banxico, por su parte, destacó los riesgos por la presión inflacionaria.

jose.rivera@eleconomista.mx