El dólar caía este lunes contra el euro y retrocedía desde un máximo de un mes frente al yen tras datos inferiores a lo esperado en inflación y actividad fabril en Estados Unidos, que no ayudaron a las expectativas de un alza en junio de las tasas de interés de la Reserva Federal.

El índice de precios de gastos personales de consumo (PCE) bajó un 0.1% en marzo, su primera caída desde septiembre de 2001. En los 12 meses hasta marzo, el índice subyacente de precios PCE subió un 1.6%, el menor avance desde julio y bajo la meta de la Fed de 2 por ciento.

Además, el Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM, por su sigla en inglés) dijo que su índice de actividad fabril nacional bajó a 54.8 el mes pasado, el nivel más débil desde diciembre.

"Si los indicadores se mantienen en el lado bajo, la Fed revisaría sus expectativas para la economía", advirtió Richard Franulovich, estratega cambiario de Westpac Banking Corp, aunque agregó que el miércoles el banco central probablemente dirá que la debilidad de los datos es "transitoria".

A las 1630 GMT, el euro subía 0.1% frente al dólar a 1.0906 dólares tras un máximo de sesión de 1.0923 dólares en reacción a los datos. La semana pasada, la moneda llegó a un pico de cinco meses y medio de 1.0950 dólares.

Contra el yen, la moneda estadounidense subía un 0.3% a 111.87 unidades, bajo el máximo de un mes de 111.91 yenes que alcanzó antes de la publicación de los indicadores.

El índice dólar tenía una leve alza de 0.03% a 99.080. El débil desempeño de la divisa era menor porque si bien los datos no impulsaron las expectativas de un alza de tasas en junio, tampoco convencieron a los inversionistas de que la Fed renunciaría a elevar los tipos el mes próximo.

Las operaciones eran escasas, dado que muchos mercados en Asia y Europa están cerrados por el feriado del 1 de mayo.

[email protected]