Han terminado los reportes trimestrales y, tras años de esperar una mejoría, los resultados para las empresas del sector comercial muestran un importante repunte. La mejora se dio a pesar de que la recuperación confianza del consumidor ha sido modesta, permaneciendo aún por debajo de 100 puntos, nivel a partir del cual esperaríamos un mayor dinamismo

Aun así, las ventas mismas tiendas de las principales cadenas comerciales han superado el crecimiento del PIB, situación que no sucedía en años. La cadena con el mayor aumento en ventas mismas tiendas durante el tercer trimestre del año fue Soriana, con un alza de 6.8 por ciento.

El efecto negativo proveniente de la reforma fiscal finalmente empieza a dejar de tener un impacto tan fuerte en las condiciones del consumidor.

Observamos dos drivers principales para el sector: 1) la mejora en el consumo resultado de una reducción en el nivel de endeudamiento de los consumidores y de un mayor poder adquisitivo; y 2) Las estrategias tan agresivas que han llevado a cabo los diferentes tipos de tiendas, que ha impulsado las ventas en el sector.

Estas estrategias están basadas principalmente en disminuir los precios, estimulando la demanda; debido a una mayor fortaleza en el consumo, la cantidad demandada ha aumentado aún más que lo proporcional. Destaca el incremento en competencia para las cadenas de autoservicios, donde la inversión en precios tiene que ser cada vez mayor para lograr recuperar la participación de mercado que se había perdido en años anteriores.

Además de los bajos precios, se ha invertido nuevamente en el servicio al cliente, pues se enfrenta a un consumidor más sofisticado que busca una mejor combinación de precio y calidad. En un inicio, este tipo de estrategias presionan al margen bruto a la baja. De las tiendas de autoservicio que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, Walmart de México es la excepción, logrando un alza de 40 puntos base en su margen bruto durante el tercer trimestre del 2015.

El resto, sin embargo, tuvo una disminución de -170 puntos base en el margen bruto derivado de la fuerte reducción en precios para lograr una mayor competitividad, Soriana es un claro ejemplo de este fenómeno. La presión en márgenes se ha logrado compensar con una mayor eficiencia operativa: se han observado mejoras en los procesos de logística, distribución y negociación con proveedores, entre otros. Esto tiene como resultado que el margen UAIIDA (Utilidad antes de Impuestos, Intereses, Depreciación y Amortización) logre una menor caída, manteniendo así estables los niveles de rentabilidad.

Una vez más, Walmart de México es la excepción, logrando incluso un alza de 40 puntos base en su margen UAIIDA, y además cuenta con el margen de rentabilidad más alto del mercado.

El sector ha tenido el mejor año en mucho tiempo, aunque cabe mencionar que la base de comparación era baja y en parte eso favoreció los crecimientos; sin embargo, también observamos una mejora en las condiciones del consumidor, que resultaron en aumentos significativos en ventas mismas tiendas.

Esperamos un buen cierre de año, tanto por la venta del Buen Fin como por la temporada navideña. Al haber logrado en el año un menor endeudamiento, los consumidores estarán mejor posicionados para tener un mayor nivel de compra

Cristina Morales es analista senior en Signum Research

[email protected]