Las aseguradoras europeas AXA y Zurich Financial sufrieron en todos los frentes en el 2011, debido a que la crisis de deuda de Europa minó sus inversiones en bonos soberanos, las catástrofes vaciaron sus arcas y la desaceleración recortó la demanda por pólizas de vida.

AXA, la segunda mayor aseguradora de Europa, informó que sus ganancias ajustadas cayeron 15% a 3,590 millones de euros, algo menos que los 3,880 millones de euros vaticinados por los analistas.

La ganancia operativa de Zurich, la tercera del ranking europeo, cayó 12% a 3,760 millones de dólares, impulsada por una ganancia extraordinaria, también por debajo de las expectativas.

AXA fue golpeada por una reducción de la inversión mayor a la esperada de 387 millones de euros por su tenencia en la desvalorizada deuda soberana griega y Zurich tuvo que absorber 1,000 millones de dólares en reclamos tras una racha de grandes desastres naturales el año pasado.

En las desafiantes condiciones económicas y financieras del mercado, nuestro grupo mantuvo su rumbo , escribieron en una carta a los inversionistas el presidente de Zurich, Manfred Gets, y el presidente ejecutivo, Martin Senn.

Las acciones de AXA bajaban 3.07%, la caída más pronunciada en el índice Stoxx 600 del sector de acciones de aseguradoras de Europa, que retrocedía 1.5 por ciento. Las acciones de Zurich bajaban 1.9 por ciento.

AXA y Zurich no realizaron cambios a sus dividendos en medio del escrutinio de los inversionistas con respecto a la fortaleza de capital de la aseguradora, sacudida por la crisis de deuda de la eurozona y que se enfrenta a una nueva presión por el nuevo régimen de capital de Solvencia II de la Unión Europea.

Ambas aseguradoras también reportaron un desempeño más sólido en seguros de viviendas y automotores que en seguros de vida, donde los ingresos cayeron 4% para AXA y 5% para Zurich.

Las aseguradoras confirmaron su tendencia, reportando un incremento en los precios, exceptuando los de seguros de vida, de 5 y 3%, respectivamente.