El cobre tocó un máximo de cinco semanas el viernes, mientras que el aluminio trepó hasta un pico en 20 meses debido al optimismo generado por la demanda de metales tras conocerse sólidos datos económicos de su principal consumidor mundial, China, y de Estados Unidos.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME) avanzó hasta un pico intradía de 5,912 dólares por tonelada, su cota más elevada desde el 7 de diciembre. Al cierre trepó 1.2%, a 5,909 dólares, finalizando la semana con un avance superior a 5%, su mayor avance semanal desde fines de noviembre.

El panorama de la demanda en China sigue siendo favorable , dijo Xiao Fu, director de estrategia de materias primas en el Bank of China International (BOCI) en Londres.

La fortaleza de la demanda se vio enfatizada por datos del viernes que indicaron que China importó un récord de 4.95 millones de toneladas de cobre en el 2016, un alza de 2.9% frente al año previo. Las compras treparon casi 30% en diciembre comparado con el mes previo.

Además, las ventas minoristas crecieron en diciembre en Estados Unidos, impulsadas por una fuerte demanda de automóviles y muebles, mientras que los precios al productor experimentaron su mayor ganancia interanual en más de dos años.

Los inversores podrían estar posicionándose también para la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca el 20 de enero, en medio de expectativas sobre su política de estímulo e inversión en infraestructura, indicó Richard Fu, director para Asia y el Pacífico de la corredora Amalgamated Metal Trading en Londres.

Mientras tanto, el aluminio avanzó a un máximo en casi 20 meses por la posibilidad de que las fundiciones chinas cierren durante el invierno boreal, según un operador, mientras Pekín anima a que las plantas paren sus actividades para luchar contra la polución y reservar los escasos suministros de carbón para calefacción. El metal ganó 1.1%, a 1,809 dólares por tonelada, su cota más alta desde el 19 de mayo del 2015.

Entre otros metales industriales, el níquel avanzó 1.7% a 10,0450 dólares por tonelada, rebotando desde pérdidas iniciales cercanas a 2 por ciento.

[email protected]